Skip to content

Oportunas reformas del PP tras Marta del Castillo

2012 enero 25

Gallardón ha anunciado varias reformas legales que afectan a la Justicia, muy oportunas u oportunistas (según se mire) solo un día después de las manifestaciones contra la sentencia por el ‘caso Marta del Castillo’. Entre otras cosas, cambiará la ley del menor para que adolescentes (como el Cuco) y adultos puedan ser juzgados juntos; y establece la cadena perpetua (ellos le llaman “permanente”) revisable cuando los ausntos hayan alcanzado el máximo grado de repulsa social, como el citado caso contra Miguel Carcaño. Yo me pregunto: ¿Quién establece el grado de repulsa social? ¿Los periódicos y la televisión? ¿Es más grave un asesinato porque salga más en prensa? Estará entonces más castigado matar en verano que una jornada electoral.

Ayer leía en el blog de Zoido, el alcalde de Sevilla, lo siguiente:

Juan Ignacio ZoidozoidoalcaldeJuan Ignacio Zoido:
Es necesario cambiar la ley vigente y hacerla más justa ante casos como el de Marta del Castillo #todossomosmarta #sevillahoy

Yo le pregunté: “¿Cómo? ¿Ha propuesto a Rajoy alguna medida o cambio de ley?”.

No me contestó. Supongo que no quería reventar en Twitter el notición de Gallardón.

Lo reconozco. Cuando aparece en televisión algo sobre la muerte de Marta del Castillo cambio de canal. Como periodista de sucesos he procurado ponerme al día (sobre todo, cuando nos rozó el tema con el Cuco por estas latitudes) pero procuro no contagiarme de la cobertura solidaria de algunos medios: esa que impide dejar siquiera un margen (pequeño, minúsculo, aunque sea microscópico) a la duda. Que dan la razón a las víctimas, aunque estén pidiendo la pena capital. Si algo podemos sacar en claro del ‘caso Ricardi’ o el de Rocío Waninkof es que no podemos darlo todo por cierto. ¿Pero, yo qué te voy a contar?

Sobre todo desconecto cuando alguien dice: “¿Cómo unos niñatos pueden engañar y marear a la Policía?” Hombre, para empezar, el caso se ha resuelto y la Policía averiguó quien fue el asesino. No creo que a los niñatos se les deba considerar maestros del crimen aunque no se encuentre el cuerpo. Cabe pensar, más bien, que se cometieron errores policiales que han impedido su hallazgo. O como suele decirse: no estaba de Dios. No todos los casos acaban como en CSI, con los buenos siempre victoriosos. Cuando oigo la anterior frase parece que leo entre líneas: ¿Cómo es posible que unos niñatos no hayan cantado, es que no les han torturado?

La Audiencia de Sevilla ha condenado ahora a Carcaño a 20 años y ha absuelto a todos los demás, causando la indignación de todo el mundo, empezando por los padres, que han renegado en público de la justicia española. En facebook se comparten imágenes que manifiestan la “decepción” con la administración de justicia. Y en el Falla ya he escuchado varios pasodobles repudiando la Justicia y a los jueces, y a las leyes por injustas (como suele ser habitual, los pasodobles son muy sentidos, y poco razonados o razonables).

He leído parte de la sentencia, entre llamada y llamada (mientras trabajo), así que no me atrevo a pronunciarme sobre el tema con la facilidad con que lo hacen otros. Me sorprende, en este sentido, que haya personas (no solo los periodistas que han seguido el asunto), que se han convertido en auténticos expertos en el caso Marta del Castillo, que se saben de memoria las horas a las que entraron y salieron los acusados y las múltiples teorías, versiones e hipótesis que existen de lo que ocurrió. He llegado a ver, incluso, (creo que de boca de los propios padres), teorías conspirativas de poderes políticos.

También he oído a jueces de Cádiz defender la decisión controvertida del tribunal sevillano. ¿Acaso es compañerismo o lo piensan de verdad?

En todo caso, habrá recurso y el asunto llegará al Supremo. Los jueces se equivocan y por suerte cabe recurso.  

Esta semana se juzga en Cádiz a Los Flores, que mataron también a una chica (Tamara Leyton) a sangre fría en Puerto Real de un tiro en el pecho. Salvando las distancias, no hubo manifestaciones, ni versiones de lo sucedido, ni expertos… Casi no ha habido medios de comunicación, a pesar de que estos eran supuestamente unos auténticos sanguinarios. Asesinos, no homicidas ¿Para ellos, por tanto, no habría prisión “permanente”?

Está claro que la Justicia necesita una reforma… un cambio. ¿Pero era este el que realmente precisaba con más urgencia?