Skip to content

Papá cuéntame otra vez

2012 enero 15

Siento defraudar a los amigos de la cizaña, pero no estuve presente en los altercados de la facultad de Filosofía y Letras. Aunque como persona tengo una opinión, como periodista tengo una responsabilidad social añadida. Eso me obliga a ofrecer públicamente una opinión bien formada. Y cuando no he visto una cosa, no la he visto. Otra cosa es lo que hable entre cañas con los colegas. Por eso, ahí van estos videos y juzguen ustedes (imágenes colgadas en la red por Valcárcel Recuperado, lo digo por las acusaciones permanentes de manipulación). Tranquilos, el que se titula Carnicería y escabechina no es un corte de la Matanza de Texas. Se grabó también en la universidad:

1. Título: agresión policial universidad de Cádiz.

2. Título: Valcárcel recuperado en la universidad de Cádiz

3. Título: Carnicería y escabechina en la facultad.

El caso está ya en manos de un juez. Mi experiencia como periodista de sucesos me dice que si algún poli se ha pasado, se le va a caer el pelo y la nómina. Los abogados de los activistas, también lo saben. En este estado fascista se condena y expulsa a funcionarios policiales oiga; por mucho que los quieran teñir de grises. Qué cruz.

Pero si al final el asunto se queda en nada, espero no presenciar un nuevo capítulo de la Resurrección de Paquito. Yo por respeto al dolor y desesperación que padeció mi abuela, que se murió sin saber dónde coño habían tirado el cuerpo de su hermano, muerto por rojo; mejor me voy a callar. No voy a hacer comparaciones pueriles con periodos negros que no viví. Aunque todos sepamos que fueron peores, mucho peores.

Lo que tengo claro es que hoy en día, la UCA, si considera que la Policía se extralimitó, colándose el otro día en la facultad, ya está tardando en denunciarlo en los juzgados. Las medias tintas, como ese eufemismo de pedir explicaciones o dar apoyos, solo sirven para calentar una caldera que ya hierve.

Mismo mensaje para esos partidos (IU y PA) y ese sindicato (CCOO), ávidos de simpatizantes, cuando condenan con rotundidad una carga policial cuyos dirigentes locales no presenciaron. Al juzgado de cabeza y con decisión. Lo del ‘colegueo’ para pescar votos y afiliados, ya huele.

Puestos a soñar sería de agradecer que el colectivo de profesionales de medios, que tan bien nos va, tuviéramos ese apoyo tan firme de esas formaciones cuando somos insultados y amenazados por hacer nuestro trabajo, que se desarrolla bajo un derecho constitucional: libertad de expresión. Al parecer, menos importante que el derecho a cabrearse y ponerte como los trapos.

Por cierto, que aquellos que ahora repudian la violencia podrían hacer lo mismo contra los miembros y portavoces de Valcárcel Recuperado que recurren a ella sistemáticamente para atacar a periodistas, policías (lo de la furgoneta cargada de goma 2 es de buen rollo ¿no?; vean vídeo) jueces (qué habrá hecho Grande-Marlaska para que se acordarán de su santa madre el otro día; más vídeo) o lo último, a la alcaldesa en el Carranza (compartimos epíteto, qué honor). Sin justificaciones, por favor y en nombre de VR, que algunos llevamos ya un mes soportando esta situación.

Para levantar pancartas en contra de la violencia, hay que tener la boca y las manos muy limpias porque ahora toca estar encima y mucho para que no se vuelvan a repetir diez años de abandono.