Skip to content

Un concurso en silla de playa

2011 noviembre 7
por nagrafojo

Mientras Cádiz intenta dar la imagen de libertad y de abrirse al mundo en plena celebración del Bicentenario, el Carnaval del 2012 volverá a pasar a la historia por su deseo de ser solo de Cadi, Cadi. Nuestros colectivos y agrupaciones han vuelto a hacer gala de un sectarismo indigno con el nuevo cambio del sistema de venta de entradas para el Concurso. Se venderán en taquilla y solo si sobra pasarán a internet. Vamos, una manera elegante de decirle a la gente de fuera que no vengan a ver su Carnaval, aunque después les pidamos contratitos, que la cosa está chunga. Y si indigno es esto, más indigna será la imagen que dará la ciudad dos meses antes de la gran celebración del Doce. Cuando todos los focos estarán puestos en Cádiz, la ciudad lucirá centenares de sillas y neveras de playa dando una vuelta al teatro, con cientos de personas amotinadas en una cola durante una noche entera. Eso sí, a los grupos los animarán de categoría desde el patio de butacas. Los aplausos sonarán más fuerte. Muy fuerte