Skip to content

¿Son actores los protagonistas de 'Hermano Mayor'?

2013 diciembre 16
por María Román

 

Muchas son las preguntas que surgen entre los espectadores a la hora de ver ‘Hermano mayor’. ¿En serio tratan así a su madre? ¿Cómo pueden comportarse así  delante de las cámaras? ¿Están sobreactuando? Si en el capítulo rompen cristales y puertas varias veces, pegan e insultan a sus padres. ¿Están todo el día rompiendo cosas e insultando? En definitiva, ¿hay gente así de verdad?

Los espectadores consideran a Pedro García Aguado, conductor del programa, un héroe,  ya que con su psicología logra que los  participantes  aprendan a valorar lo que tienen y, entre ellos, a sus padres, a los que habitualmente maltratan física y/o psicológicamente. Y es que a veces, incluso parece mentira que los jóvenes puedan actuar con tanta violencia verbal o física frente a las cámaras. Pero no, lo que sucede en  Hermano Mayor es real, no hay actores. Es más, en entrevistas concedidas, García Aguado,  siempre ha afirmado que en muchas ocasiones son los propios jóvenes protagonistas los que piden colaboración al formato para lograr superar sus problemas. 

La terapia del programa conlleva un proceso, que nunca dura menos de 15 días, en donde el equipo televisivo y la familia intentan crear un clima de confianza para poder mostrar el problema tal cual. Por esta razón, en muchos casos, los protagonistas se olvidan de las cámaras y se muestran tal cual, que nosotros como espectadores llegamos a dudar de la credibilidad del espacio.

No obstante, no se  puede olvidar que ‘Hermano Mayor’ es un programa de televisión y por consiguiente busca audiencia. Por tanto, la selección de participantes ira en la medida en que las historias se desarrollen con la mayor difusión y regeneración social posible.  El programa se monta y pierde realismo a favor del morbo, pero quitando los momentos en los que los chicos explotan  y obviando que no todos los finales son felices y que sólo un porcentaje consigue salir de ese mundo, es más realidad que ficción. En definitiva Hermano Mayor ha encontrado un hueco en la pequeña pantalla como un programa  alternativo que pone en la palestra una realidad social minoritaria, pero real.