Skip to content

Pesadilla en la cocina de Chicote

2012 diciembre 3
por María Román

 

La cosa se pone seria para Alberto Chicote. El reality de moda en la televisión,’ Pesadilla en la cocina‘, no está salvando tantos restaurantes como a su chef le gustaría, más bien los está hundiendo. Hace unos días se hacía público que el restaurante Castro de Lugo había cerrado sus puertas y no había conseguido sobrevivir, a pesar de los cambios que realizó el programa ‘Pesadilla en la cocina’ tanto en su imagen como en su carta. Aquel caso llamó mucho la atención por el nivel de suciedad que tenía la cocina, lo que obligó a Chicote a cerrar la cocina y llevar un equipo especializado en desinfección. Ahora ha sido el Nuevo Da Vinci, ubicado en Moraira (Alicante) el que cierra sus puertas.

No obstante, el propietario del establecimiento, Rafa, esta vez se pone en el centro de la polémica e incluso acusa al chef televisivo del fracaso del restaurante. Dice que los cambios en la carta que efectuó Chicote no fueron del gusto de los clientes de la zona y que su “visita no ha servido para nada”.

Además, tampoco está de acuerdo en el tratamiento de su figura que se hizo en el programa. Rafa considera que Pesadilla en la cocina se centró demasiado en su vida personal fuera del restaurante, y no en su actividad estrictamente profesional.

El propietario también reprocha a Chicote que el equipo del programa le pidió que no limpiara el restaurante en unos días para poder grabar el programa.  Duras críticas que el chef tendrá que cocinar. Sin embargo lo que es indiscutible es que  “Pesadilla en la cocina” funciona. A la gente le gusta y lo ve porque satisface una demanda social: informa del estado higiénico en que se hallan nuestros restaurantes. Aunque para mí, no es más que una realidad exagerada. Cada episodio está cortado por el mismo patrón. Restaurante caótico con problemas, cocinero experto que llega en su ayuda, clímax, tensión y final feliz, aunque estos dos casos no se adapten. Alberto Chicote se quiere convertir en el nuevo supernanny de la Sexta.