Skip to content

La nariz y las tijeras

2012 marzo 12
por landi

Escuchaba los otros días (expresión abuelética que reivindicar) un sesudo debate radiofónico, a escala nacional, en el que concluyeron los muy ilustres intervinientes que en las elecciones automómicas andaluzas había que elegir entre votar “con la nariz tapada por los ERE” o con “las manos ensangrentadas por los recortes”.

Dicho así, dando por buena esa simplificación quizás excesiva, se le quitan a uno las ganas de todo. Hasta de ver el debate se me quitaron. Mira que me había comprado un muestrario de cervezas del mundo: de Alhambra a Miller, unas anchoas de primera y un whisky de nombre impronunciable, como digestivo. Estaba yo allí con mi mesita lista, mi bandera, mi bufanda y mi bocina cuando, al poner las alineaciones, veo que uno de los dos equipos no comparece y que en su lugar, jugará Griñán contra los árbitros. Ni ERE, ni recortes, ni pufos, ni sanidad privatizada, ni colegios pijos con vallas electrificadas…

Qué decepción, vaya palo, gran chasco.

Me lo tuve que beber y comer todo viendo otra cosa. Con un disgusto…