Skip to content

Donald Trump, bufón o villano

2015 julio 22

Lo que parecía un exabrupto para llamar la atención se ha convertido en una bola de nieve que ha crecido hasta llevar a un lugar estelar en los medios al multimillonario estadounidense Donald Trump. Sus declaraciones del pasado 16 de junio al anunciar su candidatura a la presidencia de Estados Unidos sobre los emigrantes procedentes de México no han dejado indiferente a casi nadie. México nos está mandando “lo mejor… Están trayendo drogas, el crimen, los violadores”, afirmó el empresario de 60 años, provocando una ola de indignación, sobre todo entre la influyente comunidad hispana.

Donald Trump, rodeado de partidarios, en un mitin en Phoenix. AFP

Donald Trump, rodeado de partidarios, en un mitin en Phoenix. AFP

La lista de empresas, personalidades y entidades que se han ido sumando al boicot contra Trump es casi interminable y cada día tiene más añadidos, desde el conglomerado de medios en español más potente de EE UU, Univisión, hasta la NBC o la cadena de almacenes Macy’s. Artistas y celebridades también han expresado su rechazo: Shakira, Ricky Martin, Eva Longoria… La asociación profesional de golf, PGA, junto con sus filiales ha anunciado que cambiará la localización de su próximo torneo de golf previsto en principio en una propiedad de Trump y el chef español José Andrés ha emitido un comunicado declarando que no abrirá un restaurante en el lujoso hotel que Trump abrirá en Washington, cerca de la Casa Blanca.

Lejos de amedrentarle, la campaña en su contra ha hecho que el magnate insista en alimentar la polémica. Con ocasión de la espectacular fuga de una cárcel mexicana del narcotraficante Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, Trump volvió a incendiar las redes sociales con sus tuis. “El mayor capo de la droga en México se escapa de la cárcel. Increíble la corrupción y Estados Unidos está pagando el precio. ¡Se lo dije!”, escribió en su cuenta oficial en Twitter.

Futuro dudoso

Lo llamativo es que esta explosión mediática ha llevado a Donald Trump desde el noveno lugar de los doce aspirantes republicanos que había en el momento de anunciar su candidatura al primer lugar de la lista en la encuesta del diario USA Today, por encima del favorito Jeb Bush. Nadie duda de la inconsistencia de estos sondeos, sobre todo cuando falta mucho tiempo para las primarias republicanas y para las presidenciales, pero de momento ya se ha hecho con un sitio de referencia en los coloquios televisados a los que acudirán los diez primeros aspirantes, desde donde lanzará sus propuestas incendiarias.

Trump supone lo peor que les puede pasar a los republicanos con el electorado hispano, un factor fundamental de las dos derrotas ante Barack Obama, además de un elemento fuertemente excéntrico que les aleja del votante moderado, clave de la victoria en las urnas. Toda la escandalera de Trump pone además sobre la mesa un tema, la xenofobia contra los hispanos, hasta ahora con escasa visibilidad, cuando todavía no se han apagado los rescoldos de las revueltas de la población negra.

Villano o/y bufón, Trump supone no solo un peligro para las opciones electorales de los republicanos, sino para la convivencia entre las distintas comunidades de Estados Unidos y un amplificador para sus tendencias más racistas y xenófobas.

 Los ataques a los inmigrantes colocan al magnate estadounidense al frente de la carrera presidencial republicana