Skip to content

Maduro se organiza unas elecciones a la medida

2015 abril 29
por Miguel Salvatierra

Mientras arreciaba el ruido de las arengas contra España, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, maniobraba en el Parlamento a fin de modificar las circunscripciones electorales para favorecer las candidaturas del oficialismo. A través de la mayoría con la que cuenta en la Asamblea Nacional, el Gobierno ha aprobado un informe que permitirá al Consejo Nacional Electoral (CNE) reducir el número de representantes a elegir en las zonas donde tiene predominio las fuerzas de oposición y aumentarlo en las que los chavistas suelen ser más votados. El CNE ha repartido los escaños basándose en las proyecciones demográficas del Instituto Nacional de Estadística (INE) que calcula que la población venezolana será en diciembre de 30.825.782 personas. Como ejemplos más llamativos si citan el estado de Miranda, gobernado por el ex candidato presidencial de la MUD, Henrique Capriles, que ha pasado de dos a uno, mientras que en Barinas, cuyo gobernador es el chavista Adán Chávez, ha crecido de dos a tres.

El presidente venezolano Nicolás Maduro. AFP

El presidente venezolano Nicolás Maduro. AFP

Maduro ha preferido ponerse la venda antes de la pedrada que vaticinan las previsiones de las elecciones, que deben celebrarse este año y de las que todavía se desconoce su fecha. El fuerte deterioro de las condiciones de vida con la escasez de productos alimenticios y de primera necesidad, así como el imparable aumento de la delincuencia común, han tenido su eco en las encuestas. Según un sondeo de la firma Datanálisis hecho público esta pasada semana, si las elecciones se celebraran ahora, el oficialismo perdería la mayoría en la Asamblea Nacional al alcanzar tan solo el 25%  de los votos, frente al 45,8% de la oposición. El dato positivo para el oficialismo es que la popularidad del presidente Maduro repunta levemente hasta situarse en un 28,2%, frente al 22,8% que registró a finales de año. Un magro consuelo ante el descontento de un amplio sector de la población, un 65%, que desaprueba su gestión. Ocho de cada diez consultados consideran que la situación del país es “negativa”, según la citada encuesta.

Precedente en 2010

El Gobierno no ha tenido el menor pudor de achacar esas modificaciones del censo al programa de construcción de viviendas sociales emprendido en las zonas de mayoría chavista. Aun así, el régimen chavista no ha hecho ningún derroche de imaginación con esta maniobra, ya que en 2010 realizó una modificación similar para aumentar el número de diputados a elegir en las zonas adictas. La coalición de fuerzas democráticas que integran la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha denunciado la manipulación del censo y ha amenazado con presentar una protesta ante la Organización de Estados Americanos (OEA), la ONU y la UE.

Pese a estas componendas, la oposición se muestra esperanzada en que el chavismo pierda este año sus primeras elecciones en quince años. Sin embargo, la experiencia apunta a que Maduro y el chavismo no concurrirán a unas elecciones que puedan perder. De momento siguen en prisión el dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López, a quien los sondeos sitúan como el líder de mayor aceptación –igualado con Henrique Capriles, con un 40,4 %–   y los alcaldes, Fernando Ledezma (Caracas) y Daniel Ceballos (San Cristóbal). Y no son los únicos. La ONG Foro Penal venezolano cifra en  89 las personas detenidas por motivos políticos y que están internadas en centros militares o prisiones para delincuentes comunes. Las represalias contra intereses españoles en Venezuela, que podrían llevar a la ruptura de relaciones, podría ser una medio más para tratar de sofocar el descontento popular y evitar que las elecciones puedan suponer una amenaza para el poder chavista.

El Gobierno venezolano manipula el censo para reducir los diputados a elegir en las zonas opositoras y los aumenta en las adictas