Skip to content

Grillo ‘reinventa’ la política

2013 marzo 4
por Miguel Salvatierra
Beppe Grillo, con una ‘tablet, durante uno de los mitines de la pasada campaña electoral italiana. Efe/Epa

Beppe Grillo, con una ‘tablet, durante uno de los mitines de la pasada campaña electoral italiana. Efe/Epa


Puede que sus críticos le sigan considerando un ‘payaso aguafiestas’, pero Beppe Grillo y su Movimiento 5 Estrellas (M5S) se han convertido en algo más que un elemento pintoresco del escenario político italiano. Auténtico triunfador de las legislativas, que no ha ganado nadie, el cómico y actor ha abierto una vía inédita para el voto de protesta y de irritación contra una inoperante clase política y las medidas de austeridad emanadas desde una Unión Europea marcada por el ‘diktat’ alemán. Tanto su ideario como su funcionamiento interno pueden ser muy criticables, pero resulta incuestionable que suponen un fenómeno absolutamente rompedor.

 

Al M5S se le ha calificado de antisistema, pero funciona dentro del sistema, aunque sea para denunciar sus podredumbres y carencias. No representa la ‘antipolítica’, sino otra forma de entender y hacer política hecha por ‘profesionales’. Además, su sistema de democracia directa ha encontrado en Internet su herramienta ideal. Gracias a ella ha podido crear un sistema de designación de candidatos abierto a todos los ciudadanos, seleccionados por su currículum y trayectoria, pero con prueba final a través de un vídeo en YouTube. Según han prometido, se decidirá todo a través del voto on-line y no habrá protagonismos en el Parlamento, donde los jefes de los grupos se turnarán de forma trimestral.

Programa o ideario

Más que  un programa de gobierno, el M5S plantea un ideario variopinto que incluye vetar los gastos en obras públicas inútiles, un referéndum sobre el  euro o la semana laboral de 20 horas. Se les acusa de populistas y de ser el reverso de Berlusconi. También se les augura un futuro de querellas intestinas, producto de su variedad ideológica, en el momento que entren en contacto con la acción política de primera línea. Sin embargo, ellos blanden sus dos principales cartas de naturaleza para sanear la actividad política: la honradez y la transparencia.

Un simpatizante de Anonymus escucha la intervención de Beppe Grillo a través de una pantalla. Reuters

Un simpatizante de Anonymus escucha la intervención de Beppe Grillo a través de una pantalla. Reuters

La alcaldía de Parma ha sido el primer test para el movimiento que ganó con el 60% de los votos. Marco Vagnozzi, un asesor informático de 38 años, preside el consejo municipal. Gana unos 3.000 euros y uno de sus primeras medidas fue devolver la flota de coches oficiales y ahorrar 250.000 euros al año. Los nuevos administradores heredaron una deuda estratosférica que está complicando una gestión que, de momento, no ha conseguido implantar mejoras destacables en la ciudad.

Da un poco vértigo imaginarse al grillismo gobernando Italia, a contracorriente de su entorno europeo, pero puede resultar prematuro infravalorarle, como se hizo en Italia hasta las elecciones del 24 y 25 de febrero. Habrá que seguir de cerca su comportamiento en la complicada situación de gobierno en que se ha sumido Italia, pero su propuesta tiene potencial para crecer y tener ecos en otros países europeos, donde tiene el voto de protesta permanece disperso y sin una vía efectiva –como sucede en España con el 15-S– para poner en acción sus planteamientos. 

El cómico italiano abre una vía inédita para el voto protesta contra los recortes en Europa