La indignación como catarsis

¿Hay alguna causa por la que los habitantes de esta ciudad podamos sentirnos indignados?

Nos podemos indignar porque tenemos una clase política impresentable, derrochadora y cicatera, que sólo mira por sus intereses personales y no por los de la ciudadanía a la que dicen representar.

Indignarnos porque nuestros hijos y los hijos de nuestras familias y conocidos tienen que emigrar forzosamente de esta ciudad para poder labrarse un futuro digno.

Indignarnos porque todavía haya familias viviendo en condiciones infrahumanas mientras las administraciones de uno y otro color se echan la culpa unas a otras sin hacer nada por remediarlo.

Indignarnos por la cantidad de desempleados que tenemos en nuestros barrios, mientras otros, aquellos que tienen acceso al poder, se han aprovechado de su situación privilegiada para conseguir entrar en expedientes de regulación de empleo asegurándose una jubilación de lujo.

Indignarnos porque aquellos que nos han llevado a la crisis y a la ruina sigan ganando mucho dinero a costa de nuestros sufrimientos: banqueros con jet privado, como Botín, que han generado la gran crisis y se pasean ufanos por la geografía internacional perdonándoles la vida a los demás mortales.

Indignarnos por las manipulaciones y las mentiras de una prensa vendida a los poderes fácticos que pueden pagar la publicidad que aún les mantiene vivos. Indignarnos por la hipocresía de los editores de prensa que comercian con los anuncios de prostitución.

“Convoquemos una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no propongan como horizonte para nuestra juventud otras cosas que no sean el consumo en masa, el desprecio hacia los más débiles y hacia la cultura, la amnesia generalizada y la competición excesiva de todos contra todos.” Indignaos (Stèphane Hessel)

www.cadizcentro.net

Vaya, vaya: carroñeros en la playa

La denuncia de vertidos de aguas fecales al mar por parte del Ayuntamiento de Cádiz ha abierto la espita (si alguna vez estuvo cerrada) para que políticos de medio pelo lancen sus mensajes incendiarios intentando asustar a los ciudadanos y de paso intentando arañar algún voto para su causa en las próximas elecciones municipales.

Una alcaldesa cada vez más cabreada, a la que le falta la razón y la decencia política, acusa a la Junta de Andalucía por persecución intencionada, como si la Junta no tuviera otra cosa que hacer, con la que le esta cayendo con el caso Mercasevilla. ¿No hubiera sido más lógico reconocer el error?

A rengón seguido sale a la palestra el político más nefasto que el Partido Socialista pone como número dos en sus listas para arrebatarle la Alcaldía a Teófila Martínez en la próxima contienda electoral del mes de mayo (todo Cádiz sabe su ambición: seguir en el sillón de Diputación). ¿Cómo se le ocurre a semejante sujeto decir que nos pueden cerrar las playas por culpa de los vertidos “puntuales”? En política, no puede valer todo. Se están cruzando los límites del enfrentamiento político. Lo están cruzando, sobre todo, gente que llegó a la político para aprovecharse de ella y no para servir a los ciudadanos.

La playa de Cádiz no puede ser un arma arrojadiza para utilizarla contra el contrario porque mucha gente se gana la vida honradamente gracias a la playa. No está la playa, tampoco, para que se viertan en ella las aguas fecales del municipio, por muy “puntuales” que hayan sido esos vertidos. ¿Qué imagen vamos a dar a los turistas cuando esta noticia llegue a esos lugares en los que tenemos posibles visitantes?

No se puede confiar en estos políticos que miran más su ombligo que el bienestar de la ciudadanía, estos que sólo buscan el voto para seguir ocupando sillón y ganando sobresueldos del erario público. Aves de rapiña que acuden al mercado del voto disfrazados de abnegados trabajadores cuando todos sabemos sus intenciones y ya no los volveremos a ver en la calle hasta la próxima contienda. ¿Cómo no va a haber una abstención tan alta en las elecciones si cada vez tienen más asqueados de la política a los ciudadanos honrados que ven cómo sus impuestos sirven para mantener a sinvergüenzas sin escrúpulos que prevarican cuando se les pone a tiro, cobran pensiones que no les corresponden y gastan en autobombo el dinero que podían emplear en crear puestos de trabajo. No. Con mi voto que no cuenten para eso.

www.cadizcentro.net

Pronósticos para 2011

Como predecir el futuro es un oficio poco remunerado y apto para ociosos con pocas pretensiones de hacerle la competencia al gran Nostradamus, me atrevo a predecir algunas cuestiones que van a suceder en este glorioso año pre-Bicentenario. La alcaldesa de Cádiz ganará las elecciones municipales por mayoría absoluta (cómo de absoluta no me atrevo a predecirlo, en eso tienen ustedes la “papeleta”).

Los altos cargos de la Junta, enchufados y advenedizos en general comenzarán a ponerse nerviosos cuando se acerque el mes de noviembre y vean con detenimiento que sus sillones penden de un hilo.

Los plenos municipales se convertirán en escuelas de buena dicción y ejemplo para los neófitos en política. La alcaldesa inaugurará el primer pleno de la legislatura impartiendo una clase magistral bajo el título “Cómo el impresentable Zapatero ganó las elecciones gracias al 11-M”, a lo que replicará el portavoz de la oposición, un tal Pérez Peralta, con su no menos brillante alegato titulado “Viva Franco, ese hombre”.

El puente de La Pepa no se inaugurará en 2011. Aunque eso ya lo predijo el propio arquitecto del proyecto, no vamos a quitarle méritos al hombre.

Las nuevas tecnologías se instalarán en el despacho de Pepe Blas. Con sólo apretar un botón del feisbú se querellará con todos aquellos que osen nombrarle en vano (avisados estáis, osados plumillas de tres al cuarto).

Para terminar esta serie de predicciones, me atrevo con ésta, que puede encumbrarme a la cima de los profetas que en el mundo son y han sido: esta próxima Semana Santa lloverá desde el lunes al sábado. El domingo podrá salir el Resucitado. Si lo dejan las demás hermandades, claro.

Un saludo y que ustedes lo vean.

www.cadizcentro.net

Güikilis: “Pérez Peralta le arrebatará la Alcaldía a Teófila”

Son los reyes en la filtración de documentos. Han puesto la Casa Blanca patas arriba y ahora, los chicos de Güikilis se han interesado por una ciudad pequeña, al oeste de Andalucía, llamada Cádiz.

Son más de 160.000 los documentos publicados en la web de Güikilis que hacen referencia a la ciudad de Cádiz y a sus conciudadanos. Como ustedes comprenderán, aquí no hay espacio para publicar tanta documentación. Así que lo que van a leer a continuación es un resumen, muy resumido, de esta información publicada por la web de Julian Assange, quien, por cierto, está escondido en la costa gaditana porque los yanquis se la tienen sentenciá.

Dice Güïkilis: “En Cádiz, en las próximas elecciones municipales, Pérez Peralta le va a arrebatar la Alcaldía a Teófila Martínez por mayoría absoluta, lo cual se desprende de su última victoria en una asamblea local en la que fue aprobado el informe presentado a la misma por el 99,9 por ciento de los asistentes”.

“Cádiz es una ciudad muy afortunada. A pesar de tener un alto porcentaje de desempleados, siempre está de fiesta: Carnaval, Semana Santa, la Fiesta de las Barbacoas en verano… Los gaditanos son unos seres muy pacíficos, ven mucho una televisión local que llaman Teleteo y apenas protestan por nada, excepto cuando su equipo de fútbol pierde de forma injusta”.

“El gaditano es un tipo muy espabilado: lo mismo monta un sindicato que expide títulos ilegales que exige a la administración autonómica una “ayudita” o un puesto de trabajo de por vida”.

“La alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez, nació rubia, a pesar de las murmuraciones de la oposición, que la acusan de acabar con la existencia farmacéutica de un producto llamado Farmatint. Se constata que no llegó a la ciudad transportada por la compañía Los Amarillos. Llegó desde El Puerto de Santa María conduciendo su propio vehículo y próximamente tiene posibilidades de tener chófer en la capital de España, dirigiendo un ministerio junto a Mariano Rajoy”.

“En Cádiz hay un diario centenario que ya no sirve ni para publicar esquelas. Ahora se dedica a publicitar los comunicados del equipo de gobierno del Ayuntamiento”.

www.cadizcentro.net

La envenenadora de palomas

Con la meticulosidad de una Agatha Christie de andar por casa en guatiné, la envenenadora de palomas fue descubierta por el vecindario cuando, subterfugiamente, intentaba colocar unas pastillas venenosas sobre el alféizar de una de las ventanas de la casa-palacio de don Rigoberto Antúnez, mediopensionista retirado de sus labores catedralicias de contador de ángeles.

No fue fácil dar con el paradero de la envenenadora de palomas, a pesar de las pistas que iba dejando y que los vecinos fueron recogiendo sibilinamente para implicar a la susodicha. En principio, todos los testigos la ubicaban en un edificio singular del XVIII. Nada hacía pensar que una señora de clase media, arreglá pero informá, podía dedicarse a menesteres tan bajunos. En la ciudad era conocida la labor altruista de las alimentadoras de gatos y palomas, la labor desinteresada de las repartidoras de bocadillos en la calle Santiago, la entusiasmada labor de los visitadores de obras, pero no había trascendido el dedicado empeño de esta asaltadora de palomas que intentaba acabar con la especie de manera expedita y funcional. Nunca nadie había envenenado palomas de manera sistemática. Todo lo más, alguno se había dedicado a perdigonear a estas aves porque les cLaausaban molestias. Perdigonear palomas tampoco es un oficio muy conocido.

Cuando las fuerzas del orden, después de una investigación rigurosa, encontraron a la causante del descenso de población palomera, no daban crédito a lo que veían: una mujer rubia, glamurosa, vestida con ropa de Christian Dior, (“la Marilina de Cádiz”, apuntó en su libreta el inspector jefe de la investigación del caso, que terminó llamándose el de la envenenadora de palomas.

En la rueda de reconocimiento, los testigos fueron contundentes: “Sí, señor, es esa rubia que lleva un foulard de color chocolate y sombrero, la misma que viene a pedirnos el voto cada cuatro años. Quién se iba a imaginar que en sus horas libres se dedicaba a envenenar palomas”.

www.cadizcentro.net

Todos contra el aparato

El aparato tiene mala prensa. No es una entelequia, es como un pulpo gigante (me recuerda al de la película “Piratas del Caribe”) que te succiona con sus tentáculos y te inhabilita para ser candidato a algo o para dejar de serlo. El aparato está estructurado por un conjunto de cables grises, que se retroalimentan y dan a las siglas su razón de ser, su poderío orgánico.

Aquel o aquella que no formen parte del aparato no son nada, un cero a la izquierda, pobres ilusos que nunca llegarán a nada en la carrera desenfrenada por pisar moqueta, tener chófer particular y mandar en algo.

“Yo soy del aparato”, predican ufanos aquellos que han conseguido traspasar sus puertas. Ya nadie les tose. Tienen el poder en sus manos. Pueden apoyar candidatos y defenestrar a sus enemigos, pueden confeccionar listas y aparecer en los primeros puestos de las mismas para recoger las prebendas sin tener que dar muchas explicaciones. El aparato nunca pierde, el aparato es intangible, inconmensurable, marasmo de cables y resortes que determinan el futuro de los elegidos.

Si el aparato decide que hay primarias, un suponer, se decanta por un candidato o candidata y fríe al otro u otra, hasta defenestrarlo, hasta convertirlo en una pantomima. El aparato es sagrado. Nadie va contra el aparato, el riesgo es notable.

Yo he decidido no pelearme con el aparato, acaricio levemente sus botones de vez en cuando, para que sepa que estoy ahí, para que no me olvide. Y el hijo de puta aparato coge las emisoras que le da la gana, autocensura las que le sale de los cables y me tiene loco perdido, ya que tengo que resintonizarlo cada dos por tres. El aparato de la TDT lo tuvo que inventar un político. Sus castas.

www.cadizcentro.net

Historia de Cádiz (Manifiesto por el puente)

Cuando la corregidora de la medieval y muy noble y leal ciudad de Cádiz descubrió que el capullo Blanco intentaba engañarla con la paralización de las obras del puente que uniría a la bahía, montó en cólera y emplazó a todos los gaditanus a reivindicar la entrega del puente en fecha y hora comprometidos.

–¡Ha llegado el momento de la movilización ciudadana! Para lo cual propongo la redacción de un manifiesto que podrán firmar todos y cada uno de los gaditanus que quieran seguir a su corregidora.

Rápidamente, los capullos locales, a cuyo mando estaba un tal Peralta, se adhirieron al manifiesto propuesto por la corregidora y manifestaron su inquebrantable voluntad de que las obras del puente no podían sufrir retraso alguno.

La muy astuta corregidora había conseguido su propósito. En la ciudad se hablaría del retraso de las obras del segundo puente, de las carnestolendas veraniegas, del descenso de categoría del club balompédico, de la gran magna capillera, pero nunca del Reglamento de Participación Ciudadana prometido a los gaditanus. Se hablaría en los mentideros de los nudistas playeros pero nunca de la ruina económica de un consistorio que había arruinado a más de un emprendedor por ofrecer sus productos a quienes prometían pronto pago y lo retrasaban años y años. Se hablaría de las barbacoas y no de la forzada emigración juvenil a causa del escaso empleo proporcionado por la corregidora y sus secuaces.

Un gaditanu anónimo propuso como lema para el manifiesto de la corregidora lo siguiente: “El puente es necesario, el puente es conveniente, por ahí nos iremos todos a Castellón o a Onteniente”.

www.cadizcentro.net

Todo está en el cine

Los ciudadanos asistimos perplejos, en las últimas fechas, al nerviosismo que se ha instalado en las altas esferas de los partidos políticos, que andan cavilando estrategias para posicionarse de cara a las próximas contiendas electorales. La clave la dio González Cabaña, cuando citó la película “El retorno del Yedi”, refiriéndose a la vuelta a la cancha política del otrora andalucista Antonio Moreno de la mano del PP. Lo que no dijo Cabaña es que antes de la reconversión pepera, a Moreno se le había ofrecido un “carguito” en la Junta.

Como todo está en el cine, vamos a hacer un ejercicio de imaginación. A nivel nacional, el caso Gürtel nos recuerda la inolvidable “El padrino”, pues el jefe de la “banda” ya se ha encargado de decir que su pupilo Camps será el candidato a la Generalitat valenciana diga lo que diga la justicia. Y se queda tan pancho.

¿Quién puede interpretar mejor que nadie el papel de Bette Davis en “La Nanny”? Teófila Martínez, aunque debería desteñirse el pelo para encajar en el papel. El niño Arenas va a ser lanzado al ruedo andaluz por cuarta vez. Si no gana la partida, ahí estará la Nanny Teófila para recordarle que su tiempo se ha acabado.

Cabaña es el sempiterno Billy el Niño, interpretándose a sí mismo. Lo malo para él y sus secuaces es que un tal Pat Garret, vecino de la Bética, lo persigue inmisericorde para quitarlo de enmedio.

Pero el gran protagonista de estos días es el alcalde de San Fernando, Manuel María de Bernardo, que interpreta magistralmente el papel de Ike Graham (Richar Gere) en “Novia a la fuga”. A la “novia” se le han visto bastante las costuras del traje cuando se ha buscado la excusa del desfalco. “El desfalco de la caja” es otra película que no sé si alguien habrá filmado. Como podéis comprobar, todo está en el cine.

www.cadizcentro.net

Historia de Cádiz (La sucesión)

En el decimoquinto año triunfal, cuando el caso Gürtel asediaba a los nobles gaviotos del reino, en la muy noble villa donde Ella tenía sus aposentos se respiraba paz y armonía, perturbada solamente por los nobles del capullo, que andaban desesperados buscando candidatos y candidatas con los que enfrentarse a la corregidora.

Pero esta paz era ficticia. En los aposentos del castillo de San Juan de Dios se vaticinaban luchas cruentas por la sucesión de la corregidora, que andaba meditando si se iría con el barbado noble que mandaba en la capital del reino o se aposentaría en la Bética al lado del ladino de pelo blanco.

Candidatos a la sucesión no habrían de faltarle a la corregidora. Por orden de antigüedad, aparecía el noble Fernandus, el azote de los capullos, alma mater del resurgimiento gavioto en la villa, cuando el corregidor era capullo. Fernandus le era fiel a la corregidora, pero estaba dolido con el ladino de la Bética y sus adláteres, que le habían apartado del cargo senatorial que habría de ostentar hasta que se la jugaron sibilinamente desde la capital de la Bética.

Por otro lado estaba Columbus, muy curtida en mil batallas palaciegas y aspirante legítima a suceder a la corregidora cuando ésta tomara la determinación de abandonar la villa para emprender nuevas batallas contra los capullos de otras tierras.

Pero el preferido de la corregidora era el tapado, Georgus el oscuro, el verdadero artífice del ascenso gavioto en los años de bonanza en los que no hubo quien les hiciera sombra desde el castillo de San Sebastián a la fortaleza de Puntales.

Georgus el oscuro, intrigador palaciego, pretendía el puesto de corregidor mucho antes de que la corregidora asomara la cabeza por Cortadura, después de abandonar el Concejo de El Puerto. Sibilinamente, se fue haciendo con el poder, ordenando batallas y moviendo peones para asegurarse su puesto en el palacio, hasta llegada la hora de la sucesión, que se iba acercando pausadamente, sin prisas, porque la corregidora también cumplía años.

Escondido en los aposentos más tenebrosos del palacio de San Juan de Dios, Georgus el oscuro tramaba su sucesión con mano firme, sin que le temblara el pulso a la hora de cortar cabezas ajenas.

A esta etapa de la historia de la villa se le vino a dar el título de La Restauración, pues en estos años fue restaurada gran parte del patrimonio urbanístico y arquitectónico de la misma, quedando como principal monumento de La Restauración el de la corregidora sedente, uno de los más visitados por los gaditanus de esta época.

www.cadizcentro.net

Palo a los criticadores

En poco tiempo, estamos asistiendo inexorablemente a la fanfarronería y actitudes chulescas por parte de miembros del equipo de Gobierno que dirige Teófila Martínez contra organizaciones ciudadanas críticas con las actuaciones que se llevan a cabo sin contar para nada con las mismas.

El otro día le tocó a la organización de consumidores Facua, a la que el Ayuntamiento le reclama el local cedido en precario hace 15 años con la excusa de que va a venderlo mediante subasta pública.

Las organizaciones ciudadanas no pueden permanecer calladas frente a este ataque desproporcionado contra una asociación que defiende los intereses de los consumidores. Es más, el movimiento vecinal no puede consentir que una actitud chulesca del concejal de turno amedrante la voz crítica de este tipo de organizaciones. ¿Se creen acaso los que amparan a los corruptos que nos van a amedrentar con los juzgados? ¿Pretenden que la ciudad se convierta en un cortijito pepero en donde todos aquellos que quieran levantar la cabeza antes han de rendirles pleitesía?

Que algunos políticos son nefastos para el conjunto de ciudadanos que habitan una ciudad o una comunidad está más que demostrado. Ahora mismo, con el caso Matas, tenemos una prueba evidente. ¿Quién amparó a Jaume Matas mientras que estuvo en el cargo? ¿Quién dijo que era el mejor gestor que tenía España? Ahora nadie lo defiende, claro. Después de haber metido la mano, sálvese quien pueda.

Si vamos hacia un estado corrupto, tipo Italia, es hora de que los ciudadanos nos armemos de valor y no dejemos pasar ni una a los politicastros que intentan engañarnos una y otra vez. No podemos consentir que se nos utilice cada cuatro años y que les demos carta blanca para hacer y deshacer a su antojo. Porque de esa manera nos convertimos en cómplices. Si miramos para otro lado, cuando están imponiendo por la fuerza su voluntad, ¿qué vamos a hacer cuando nos toque a nosotros?

www.cadizcentro.net

lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.