Skip to content

Pagar por no ver

2012 agosto 20
por Ignacio Tylko

David Albelda volvió a salir quemado del Bernabéu, quejoso de que en el coliseo merengue ocurran cosas extrañas. Se refería el viejo valencianista a esa polémica acción que acabó en gol invalidado a Soldado por un presunto fuera de juego del ariete nacido en la capital del Turia pero formado en la fábrica de Valdebebas. Llora el mediocentro ‘che’, sonríen con ironía los antimadridistas que pueblan la Piel de Toro y se lamentan los telespectadores. Otro verano de guerras televisivas, pingües beneficios por los derechos de retransmisiones para los dos grandes, fútbol de pago para dar y tomar y resulta que no hay una imagen en la que se aprecie cuándo arranca Soldado. ¡Manda huevos!, que diría el otro. Sí hay varias tomas para ver que Higuaín sale en posición correcta en su gol y también para apreciar si hay penalti sobre Di María, pero no para ver si el Valencia tiene razón de sentirse maltratado por el asistente de Delgado Ferreiro. Sí se observa, empero, que la falta se saca varios metros por delante del lugar de la infracción. Error clamoroso que da carnaza a los malpensados.

Pellegrini, casi tan bien situado como el linier, lo vio claro. En el estadio, dio la sensación de que Sergio Ramos estaba por detrás. Pero no había cámara como testigo. Nada que ver la realización de este partido con el Barcelona-Real Sociedad ofrecido por Canal Plus. Hay crisis, se ahorran en medios y lo paga el aficionado. A buen seguro que se trata de un error, mayúsculo pero fallo humano o tecnológico al fin al cabo, pero el espectáculo recién arranca, que dirían los argentinos, y mejor no sembrar dudas. Mourinho no se pregunta ahora el porqué, ni arremete contra los trencillas o el sistema. Seguro que no hay mala intención pero la mujer del César tiene que serlo y parecerlo. Pensar mal es gratis y llorar sale barato. Lo de pagar por ver, lema de la teletaquilla, suena a coña.