Skip to content

‘O Rei’ Xavi

2012 julio 2
por Ignacio Tylko

Después de una campaña extenuante, agravada por esos problemas en el tendón de Aquiles que le obligan a frenar, Xavi Hernández se guardó lo mejor de sí para el duelo del año. Como hacen los más grandes, apareció en el día D y la hora H. Ante Italia, volvió a impartir una lección magistral, similar a las que le convirtieron en el mejor futbolista de la Eurocopa de hace cuatro años.
Manejó el partido como quiso. Tocó, paró, templó y mandó. Una faena extraordinaria que minimizó a Pirlo, al que tuvo arrestos incluso de salir a presionar para evitar que los italianos la sacaran jugada desde atrás. Iniesta fue elegido el mejor jugador de la Eurocopa y Fernando Torres el ‘pichichi’, pero no es casualidad que ‘La Roja’ alcanzase su versión excelsa cuando se encontró al de Terrasa en toda su extensión.
Compareció en la previa y reconoció que le hubiera gustado ser más trascendente en la sufrida semifinal ante Portugal, donde incluso fue reemplazado. Para ser el mejor, la modestia y la autocrítica son premisas innegociables. Y Xavi sabe mejor que nadie cuando está fino y cuando dolorido. Está ya desgastado, pero su aportación es decisiva. El pase que le dio a Jordi Alba en el segundo gol, el que supuso la rendición por adelantado de los italianos, fue sensacional. Una décima de segundo más tarde, y sería fuera de juego. Más de medio gol fue suyo.
Aunque España dispone de un bloque consolidado y con recorrido, ya que es bastante joven, su futuro a este nivel pasa por Xavi. A sus 32 años, la gran incógnita reside en conocer en qué condiciones puede llegar al Mundial de Brasil’14. Al cerebro del Barça le hace ilusión, pero compaginar la exigencia del club con la selección se antoja casi imposible. Seria aconsejable no convocarlo para partidos de medio pelo, ya que las fases de clasificación se han convertido en un paseo para España, y reservarlo para las grandes ocasiones. A día de hoy, la selección no tiene un sustituto de garantías para Xavil. Ni el Barça. Thiago Alcántara puede ser el elegido, pero le falta continuidad, precisión y fortaleza mental.