Skip to content

Crean en el ‘Niño’ que hace reír

2012 junio 10
por Ignacio Tylko

Mejor arranque que en el Mundial, donde se perdió con Suiza. Ante una buena Italia, alejada del ‘catenaccio’ gracias a Prandelli, España hizo algo más para ganar y recrudeció el debate del ’9′. Del Bosque llevó a tres arietes para jugar al final con un nueve mentiroso como Cesc, tener más posesión de balón y madurar a los rivales para luego recoger el fruto. La apuesta no salía bien pero algunas bocas se silenciaron cuando Fábregas firmó el empate tras una combinación excelsa en la que participaron Iniesta y Silva.
Ese tanto del empate, por cierto, dejó un gran detalle para el optimismo. Mientras los transalpinos habían festejado el gran gol de Di Natale como un tesoro divino frente al campeón de Europa y del mundo, Cesc se fue como loco a recoger el balón del fondo de la red para volver a atacar de inmediato. Ni abrazos, ni jolgorio. Un síntoma indudable de grandeza, de ambición. Otro, ver como la mayoría de los voluntarios del centro de prensa eran partidarios de Italia porque sentían que era el equipo débil. Y otro más, ver que el duelo acabó en el área transalpina.
Salió Torres y se recrudeció otro debate. Un mal control le impidió superar a Buffón. Luego, regaló un balón al contrario en otra ocasión pintiparada. Más tarde, erró una vaselina cuando el portero sospechoso de corrupción estaba casi al borde del área. Tenía a Mata solo a la derecha, dispuesto a recibirla y empujarla a puerta vacía. Los errores del ‘Niño’ causaron hilaridad en esos mismos voluntarios y comentarios de ‘fatalny’ (fatal) en los narradores de la televisión polaca. Sacaron a relucir el nombre de Llorente porque es indiscutible que este curso ha hecho más méritos que Torres para ser titular.
Pero hay un detalle que no conviene obviar. Con Fernando en el campo y el partido roto, es cuando los centrocampistas tuvieron una referencia clara. Con su movimiento sin balón y sus desmarques, llegaron más ocasiones. Las falló de forma lamentable pero también las generó. Ahora que muchos querrán enterrarle antes de tiempo, hay que apostar más que nunca por él. Falla en los controles y en el gol, como por cierto le ha ocurrido siempre en mayor o menor medida, también cuando en el Atlético y en el Liverpool le endiosaron, pero está fresco y con enormes ganas de reivindicarse. No lo maten tan pronto. Confíen en el ‘Niño’ que ahora provoca carcajadas. Quien ríe el último…