Este es el joyero que todos buscaremos…

Porque guarda el mejor de los tesoros, la joya más preciada. Guarda a la Virgen del Rocío, la que cada año cuando llega Mayo nos recuerda que la Madre de Dios viene a buscarnos, en nuestro auxilio, siempre intercediendo por nosotros.
Queda un fin de semana de tregua, ese que muchos usaremos para llevar cuanto necesitemos a nuestras casas en el Rocío. Un fin de semana de descanso, porque al siguiente miércoles, la hermandad de Jerez pondrá rumbo a Doñana para encontrarse un año más con el calor de Bellavista y Muñoz y Pabón, calles imprescindibles para conocer la fe de un pueblo en María.
No soy un rociero de los antiguos. No soy un rociero de cuna, ni mucho menos. Tengo la suerte de hacer el camino con muchos de ellos, que me han acogido como si estuviera en mi propia casa. Gente que me han enseñado que en el Rocío no existen las diferencias, los carnets de identidad, sino la fe compartida, el cante sentido, la oración sincera. Gente con la que da gusto ir a Malandar, porque ponen nombre a su propia peña, o al Sopetón, mi gente, la que me ha enseñado a querer cada día más a la Blanca Paloma.
Llega la romería del Rocío. Y con ella, llega María, la Madre de Dios. Y como cada año, saldré a su encuentro…

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.