Buena mano, don José…

Me dicen que igual no hay reprimenda para los hermanos mayores. Que todo queda en una simple corrección fraterna, con el consiguiente respaldo al decreto que ya firmara hace semanas permitiendo que las cofradías estuvieran hasta las tres de la tarde en la jornada del Sábado Santo en la diócesis. Me dicen que igual hasta anuncia una procesión extraordinaria, un Santo Entierro Magno quizá, una Magna de Palios aventuran otros… También me cuentan que no, que dará su brazo a torcer y que habrá cofradías por la tarde. Unos aseguran que será él quien la decrete. Otros, que lo dejará en manos de Muñoz Natera…
Cada uno cuenta la película como quiere, pero lo cierto es que José Mazuelos tiene en vilo al Jerez cofrade, y que no será hasta mañana cuando los hermanos mayores sepan para qué se les ha convocado en el Auditorio Juan Pablo II. En cualquier caso, buena mano, don José. Que para obedecer estamos…

Posiciones indignas de un Pleno

Sorprende que todos, salvo uno, hayan firmado el documento que solicitaba un pleno extraordinario para hablar del Sábado Santo. Pero lo realmente desconcertante es que las votaciones casi se repitieran cuando el voto fue, a petición cabal del hermano mayor del Santo Entierro, secreto. En sobre cerrado, con la posibilidad de elegir papeleta, sin firma, sin que nada ni nadie pudiera saber jamás tu elección.
Sorprende, porque es rara la ocasión en la que los hermanos mayores se ponen de acuerdo para algo, todo hay que decirlo. Y me parece indignante que luego alguno se quiera saltar esa unidad. Es indigno del sillón que ocupa que un presidente, ante la unidad de los hermanos mayores, ante una votación que se gana no con mayoría, sino con aplastante mayoría, diga públicamente que no respalda la decisión del pleno, y que se limita a cursar la petición a la Casa de la Iglesia. Es indigno que diga que está únicamente de parte de su obispo, dejando entrever por tanto que las hermandades igual no, cuando un presidente debe situarse siempre, repito, siempre, al frente de las cofradías. Y si no se siente capaz de hacerlo por motivos laborales, morales, religiosos, económicos o de cualquier otra índole, debería dimitir en el mismo momento que cursa la misiva al Obispado. Por dignidad.
Pero igual de indignante me parece que los hermanos mayores no se lo hagan ver al presidente de la Unión de Hermandades. Que se pierdan en batallas cuando tienen la guerra delante. Que pidan un pleno extraordinario para debatir el Sábado Santo, porque así lo pidieron, para que luego se reduzca a firmar, con todo el trabajo ya hecho, con la débil excusa de no opinar nada para que los medios no manipulásemos la verdad. La única verdad es que los periodistas no entran en los plenos, y si sabemos lo que pasa, será porque alguien nos lo cuenta. Y mal iremos si nuestros máximos dirigentes no son capaces de debatir sin pelear. Mal iremos si son capaces de ir al Obispado a escuchar a Mazuelos, sin antes convencer a Natera de que esté con ellos. Mal iremos…

La hora del Sábado Santo

«Ya hemos hablado de que creemos que la inexistencia de procesiones en Sábado Santo termina devaluando la importancia de este día y, como consecuencia, muchos fieles terminan de prescindir de la celebración más importante de nuestra fe: la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo». Así de claro lo afirman los hermanos mayores en el escrito remitido al obispo de la ciudad tras el pasado pleno extraordinario. Están convencidos de que Jerez necesita, por razones litúrgicas, sociales, culturales, económicas y religiosas un Sábado Santo, pero no el ideado desde el Obispado, sino uno vespertino.
El prelado de la ciudad, monseñor Mazuelos, sorprendió hace escasas fechas al cambiar un decreto que se mantenía en vigor desde 1984, cuando la hermandad del Santo Entierro pasó a engrosar las filas del Viernes Santo en la última posición de la jornada. Este decreto dejaba sin validez uno anterior, firmado por el cardenal Bueno Monreal en 1956, que permitía las procesiones en Sábado Santo. De hecho, la hermandad del Santo Entierro organizó en aquella ocasión un Santo Entierro Magno, con la incorporación de varias hermandades al cortejo procesional de la cofradía del Calvario.
Los hermanos mayores, ante la acusación del máximo dirigente de la Piedad de insolidaridad -ya que, según el escrito que han elevado a la Casa de la Iglesia, «el obispo le había indicado que denotaba un escasísimo apoyo a la petición de la hermandad llegando a señalar que sólo la hermandad me da los pro, todos los demás me dan contras»-, exigieron la celebración de un Pleno extraordinario. Aunque eran necesarias tan sólo 14 firmas de los hermanos mayores, la realidad se impuso. Nadie quería que la culpa de que no hubiera Sábado Santo fuera de ellos. Todos, salvo uno, firmaron la celebración de pleno.
Había incertidumbre entre los hermanos mayores, porque no sabían cuándo ni cómo celebraría Manuel Muñoz Natera el Pleno. Y, como siempre, el presidente sorprendió, ya que la respuesta fue fulminante. En pocos días se celebraría un pleno extraordinario, y los hermanos mayores se pusieron a trabajar a destajo para elaborar un escrito que debía contener las razones litúrgicas, pastorales, económicas, sociales e incluso históricas para avalar la solicitud de la hermandad del Santo Entierro. La idea es clara, cambiar el decreto que ha firmado José Mazuelos, en el que alega motivos litúrgicos para permitir la salida procesional del Santo Entierro, pero en la mañana del Sábado Santo, y no en formato vespertino.
Esta sorprendente decisión fue recibida con escasa ilusión por los hermanos de la Piedad, que veían limitadas sus aspiraciones de crecimiento como corporación. Si el Viernes Santo les obliga a recogerse a las cuatro de la mañana, el Sábado Santo les obliga a salir temprano en una jornada que es laborable y que acumula mucho cansancio en las piernas de los cofrades de la ciudad.
Las claves de la jornada
El escrito presentado por los hermanos mayores no se limita a apoyar las necesidades del Santo Entierro, sino que abre las puertas a la celebración de un Sábado Santo con otras cofradías que se pudieran ir incorporando, algo que desde el Consejo y desde el Obispado no se vería con malos ojos en caso de que Mazuelos este martes diera su brazo a torcer. De hecho, el escrito, en su punto cuarto, responde abiertamente estas cuestiones, asegurando que «no pasaría absolutamente nada porque sólo realizara su Estación de Penitencia la hermandad del Santo Entierro tal como hemos podido comprobar que pasa en muchísimas ciudades españolas. También hemos de decir que creemos que lo recomendable sería, como nuestra experiencia nos demuestra, que el número de hermandades en la calle no fuera sustancialmente inferior al de cualquier día de nuestra Semana Santa».
Los hermanos mayores muestran una comparativa de otras localidades, no sólo de Andalucía, donde se celebra el Sábado Santo por la tarde. Las más cercanas son las referencias básicas, ya que el Sábado Santo en Sevilla está más que consolidado y en Cádiz el año pasado el obispo Ceballos voló por los aires el acuerdo firmado por Obispos del Sur, aquél al que en repetidas ocasiones hizo referencia Juan del Río para no ceder ante las aspiraciones de los cofrades de tener un Sábado Santo en Jerez.
Los hermanos mayores se atreven incluso a aventurar que habría cofradías que en un futuro podrían incorporarse a ese día. También hablan de las nuevas hermandades que van poco a poco engordando la nómina de cofradías que podrían hacer estación de penitencia a la Catedral en Sábado Santo. La realidad, con todo, es que a principios de esta semana se ha ubicado a la hermandad de la Paz abriendo el Lunes Santo. Sin embargo, los hermanos mayores firmantes, todos menos uno, se apoyan en la Pastoral de los Obispos del Sur para las Hermandades y Cofradías, que dice «las procesiones que permiten a los fieles contemplar los misterios de la Pasión de Cristo y los dolores y soledad de la Virgen María pueden ser muy adecuadas también el Sábado Santo». Los hermanos mayores afirman convencidos que «los misterios de la Pasión de Cristo y los dolores y soledad de la Santísima Virgen son casi todos los que desfilan en la Semana Santa, puesto que la Pasión de Nuestro Señor comienza en el Huerto de los Olivos y termina en el Sepulcro», desmontando con esta afirmación la teoría de que tuvieran que salir únicamente los titulares que tuvieran a Cristo muerto en cruz o siendo trasladados al sepulcro.
Pues con estas razones y con el «apoyo a la petición de la Hermandad del Santo Entierro de realizar su estación de penitencia en la tarde del Sábado Santo en horario adecuado a sus posibilidades y con la menor interferencia posible con la celebración de la Vigilia Pascual», los hermanos mayores irán el martes al Obispado. A obedecer lo que finalmente dicte Mazuelos.

Este es el joyero que todos buscaremos…

Porque guarda el mejor de los tesoros, la joya más preciada. Guarda a la Virgen del Rocío, la que cada año cuando llega Mayo nos recuerda que la Madre de Dios viene a buscarnos, en nuestro auxilio, siempre intercediendo por nosotros.
Queda un fin de semana de tregua, ese que muchos usaremos para llevar cuanto necesitemos a nuestras casas en el Rocío. Un fin de semana de descanso, porque al siguiente miércoles, la hermandad de Jerez pondrá rumbo a Doñana para encontrarse un año más con el calor de Bellavista y Muñoz y Pabón, calles imprescindibles para conocer la fe de un pueblo en María.
No soy un rociero de los antiguos. No soy un rociero de cuna, ni mucho menos. Tengo la suerte de hacer el camino con muchos de ellos, que me han acogido como si estuviera en mi propia casa. Gente que me han enseñado que en el Rocío no existen las diferencias, los carnets de identidad, sino la fe compartida, el cante sentido, la oración sincera. Gente con la que da gusto ir a Malandar, porque ponen nombre a su propia peña, o al Sopetón, mi gente, la que me ha enseñado a querer cada día más a la Blanca Paloma.
Llega la romería del Rocío. Y con ella, llega María, la Madre de Dios. Y como cada año, saldré a su encuentro…

“Que no, que no quiero el cartel, Natera…”

Lo que ven es el rechazo absoluto de Miguel Angel Segura al ofrecimiento que le hizo el presidente del Consejo en la comida de feria… “Que no, hombre, que no quiero hacer el cartel oficial de la Semana Santa…”
Bromas aparte, puesto que no se le ha ofrecido todavía, sirva esta divertida foto para reivindicar una vez más la valía de este artista jerezano, posiblemente el cartelista más innovador, creativo y original de nuestra Semana Santa, que todavía no ha tenido la oportunidad de pintar el cartel oficial de la Semana Santa jerezana, o el del Corpus, que ahora también es pictórico y no fotográfico. Es cuanto menos curioso que Miguel Angel Segura todavía no haya podido ver su carrera culminada con la gran obra que todo cofrade y artista desea realizar.
Ojalá pronto el Consejo de Natera se acuerde de él. Porque lo merece. Principalmente, porque lo merece. Y porque sería un cartel, sin duda, que estaría al nivel de lo que una ciudad como Jerez merece.

Ser sacramental no es una obligación

Ser sacramental no es una obligación. Lo digo porque veo que se acerca la festividad del Corpus Christie, la más importante para los cristianos, y con la salvedad de San Miguel, que tiene instaurada su procesión sacramental en la octava del Corpus, y la Sacramental de Santiago, que está recuperando lo que nunca debió dejar de ser, no veo ambiente alguno en el resto de hermandades sacramentales. Y ha pasado por delante de nuestras narices un Encuentro Diocesano Eucarístico, que apenas si llenó media nave principal de la Catedral. Como para pensar que vamos a llenar dos autobuses de jerezanos para ir al de Toledo…
Igual hacemos como siempre los cofrades, y ponemos mil excusas al Santísimo Sacramento. Mil razones para dejarlo un año más sólo, cuando la realidad es que nos importa bien poco todo lo que deje de ser Semana Santa. Esa es la única realidad, y contra eso lucha el Consejo de Muñoz Natera.
Mucho me temo que es una batalla perdida. Mucho me temo que es que por desgracia, lo más importante nos importa un bledo. Mucho me temo que sacramental es un título que nos obliga a realizar cultos sacramentales menores, y nos permite ronear más cerca del Santísimo en la procesión, coger el palio de respeto, y todas esas tonterías que no sirven más que para airear nuestras verguenzas.
Quiero ver vida sacramental en Jerez. No me sirven de excusa el Rocío, o la feria. Quiero que las hermandades sacramentales den de una vez un paso al frente, y motiven al resto de cofradías a volcarse con el Santísimo. Aunque claro, si es la propia hermandad de la Cena, sacramental ella, la que duda si salir con el Señor…

Ya huele a romero…

Por encima de análisis cofrades, de glorias. Por encima de tertulias que se realicen, incluso de feria… Por encima de todo, ya huele a romero. Son miles de jerezanos los que anhelan que llegue mayo, y con él, la romería del Rocío. Cuatro días andando por un enclave único, por unos senderos benditos, con la alegría, la música y la fe por banderas.
Cuatro días que se hacen cortos aunque en la meta esté la Ermita dibujada como un sueño sobre la marisma… Porque si bello es ver las marismas desde la aldea, único es mirar la Aldea desde las marismas…
Llega el Rocío. Llega la Virgen. Vamos todos a su encuentro…

Rumores de martillos…

El mundo de los martillos… Tan denostado… Tan apreciado… Todos hablan de que es uno de los mundos más viciados dentro de la Semana Santa, y sin embargo, no hay Junta de Gobierno que no lo quiera controlar, que no lo quiera manejar… Acaba la Semana Santa, y en lugar de hablar de la Carrera Oficial, de los cortejos, de los vendedores ambulantes, de la Catedral o de cualquier otro tema que bien merecería una reflexión, estamos hablando de los martillos…
Siempre los martillos…
Pues ahí van algunos datos. Tomás Sampalo ha dimitido de la Esperanza de San Francisco, y lo mismo ha hecho Antonio García Falla en el paso de palio de la Encarnación. Dos cofradías que tendrán que buscar obligatoriamente nuevo capataz. Se habla de que puede haber movimientos en la hermandad de la Coronación, que andan disgustados por el retraso de la cofradía, aunque lo veo ciertamente improbable porque ambos capataces están muy consolidados en la cofradía de la Albarizuela. Parece seguro que se moverán los martillos de la hermandad de la Piedad, que cada año pasa un auténtico calvario, nunca mejor dicho, para recoger sus pasos en su sede canónica.
Y todo esto cuando apenas han pasado quince días de que el Resucitado cerrara la Semana Santa… Seguro que ustedes saben de alguno más… De algán capataz veterano ya cansado, con ganas de retirarse, de alguno nuevo que llegue empujando… ¿Me ayudan?

Fernando Barea

Antes de que nadie me acuse de nada, voy a reconocer que ni soy objetivo ni pretendo serlo. Primero porque es amigo mío, segundo porque es el vestidor de mi dolorosa, la Virgen de la Encarnación. Y tercero, y quizá lo más importante, porque no me da la gana.
No me da la gana de quedarme callado que creo que es el mejor vestidor no sólo de Jerez, sino de Andalucía. Si en lugar de vestir aquí, lo hiciera en la Semana Santa sevillana estaríamos hablando de que su nombre sería reconocido como lo son los de los capataces más famosos, los priostes más consolidados o los músicos de mayor renombre. Pero claro, viste en Jerez…
Ha demostrado, por experiencia, conocimientos y atrevimiento lo que sabe hacer. Y habrá que reconocerle, y estoy seguro que se hará cuando ponga su último alfiler, espero que en el pecho de la Virgen de la Encarnación, que él y sólo él se ha encargado de enseñar a toda una generación de nuevos vestidores que ahora están llegando con fuerza y conocimientos, y que tienen el sello de Fernando Barea impreso en sus encajes, en sus blondas, en sus rostrillos imposibles. Algunos porque aprendieron con él. Otros, simplemente porque robaron de vista. Pero que nadie discuta que ha cambiado la manera de vestir en la ciudad, ha modificado con sus criterios unos cánones estéticos que ahora, todos asumen como lógicos. El fue el pionero, y el resto ha sabido andar un camino ya andado por Fernando Barea con anterioridad.
Quizá por eso, y contaré un secreto, hasta unas monjas de clausura decidieron rezar el rosario más tarde para poder grabar las explicaciones técnicas de un maestro de vestidores que se ha ganado un sitio de privilegio en la Semana Santa.
Fernando Barea. Como dice un buen amigo común, vestidor de vestidores…
No le falta razón.

¿Cristo resucita en Jerez?

Tiempo de balance en las hermandades. Tiempo de mirar atrás, de comprobar qué hemos mal y qué hemos hecho bien. Cada día iremos analizando alguno de los aspectos más importantes de nuestras corporaciones; bandas, costaleros, cortejos… Todo se analizará de manera meticulosa.
Por ahora, quedémonos con una reflexión inicial, esa que nos habla de que Cristo ha resucitado, pero que los cofrades en Jerez tenemos que enterarnos por el Pontifical de la Santa Iglesia Catedral, porque si hablamos de la procesión, hasta El Puerto de Santa María lo tiene mejor estructurado que nosotros en Jerez. Aquí tenemos la procesión del Resucitado más rara de España…
Por eso, todavía hay quien se queda embobado en una reja mirando aunque sea de lejos a la muerte de Cristo…

lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.