La adaptación continuada al entorno, una de las claves del éxito de las empresas

Charles Darwin, autor de “El origen de las especies” (título original en inglés: On the Origin of Species), publicado el 24 de noviembre de 1859, decía que no sobrevive la especie más fuerte, sino la que mejor se adapta al entorno. Algo parecido podríamos decir de las empresas, no sobreviven las más grandes, sino las que mejor se adaptan a los cambios de su entorno.

 

En la pasada Feria de Málaga, una fiesta que por cierto animo a conocer y vivir a todos los que aún no la conocen, mi amigo Pedro Martínez y yo estuvimos compartiendo algunos puntos de vista sobre los grandes cambios que ha experimentado la ciudad de Málaga en las últimas décadas. Tanto él desde su labor en una de las cadenas de televisión y radio de Málaga, como yo desde mis trabajos de marketing y publicidad en la zona, coincidíamos en que los comercios y negocios de la ciudad han dado un cambio radical. Muchos son negocios nuevos con nuevos enfoques, otros se han adaptado renovándose de forma total, y por desgracia, hay otros que se niegan o se enfrentan a lo que siempre se llamó “el progreso” y en consecuencia, están inmersos en un proceso agónico que los ha convertido en “zombi-negocios”, y que muy posiblemente acabará llevándolos al cierre.

El mundo se mueve a velocidades de vértigo y además, los avances tecnológicos han generado nuevos negocios y nuevas formas de entender y desarrollar los que normalmente llamamos negocios tradicionales. Ahora bien, ¿Qué puede hacer una empresa tradicional para no quedarse desactualizada en su modelo de negocio?

En un mundo en constante renovación no se puede concebir o entender un modelo de negocio como algo estable, como algo que una vez que lo inauguramos ya sólo requiere abrirlo por las mañanas, trabajarlo y cerrarlo al final de la tarde, porque nuestro negocio también tiene que estar en constante cambio y evolución para adaptarse al entorno y a los tiempos.  Estos cambios no pueden ser aleatorios ni para probar suerte a la desesperada, deben ser cambios proactivos y programados cuando aún es viable económicamente y no esperar a cuando las opciones sean “agarrarse a un clavo ardiendo, o caer al vacío”, del mismo modo que cuando conducimos un automóvil frenamos y giramos a tiempo, y no nos esperamos a estar frente al acantilado para desafiar las leyes de la física con frenazos y volantazos.

Para lograr una adaptación continuada necesitaremos fundamentalmente manejar las estrategias económicas y las estrategias de marketing, así como sus tiempos y formas de ejecución. Si entiendes de esto, estupendo, si no, lo aconsejable será contar con algún asesor o consultor especializado que te sirva de apoyo.

Estas estrategias deben diseñarse a corto, medio y largo plazo, deben ser medibles cuantitativa y cualitativamente y contar con objetivos realistas, que sean los óptimos para nuestra situación, hablamos de trabajar sobre los óptimos alcanzables, y no sobre los ideales deseables. Planifica tu estrategia integrando el entorno y midiendo los costes estructurales. Muchos negocios mueren por no saber o no poder adaptar sus estructuras a las nuevas necesidades. Internet y el crecimiento de competidores ha llevado a la reducción de márgenes, por lo tanto, estructuras que hace no mucho eran rentables ya no lo son y deben ser actualizadas y adaptadas para volver a ser competitivas manteniendo su rentabilidad.

Debemos hacernos a menudo preguntas básicas como ¿Quién es ‘hoy día’ mi público objetivo y qué tendencias se mueven en mi sector? Tal y como decíamos en el artículo El marketing y la teoría de la vida en tres mundos “si no aceptamos la situación ni adaptamos nuestra forma de pensar al futuro que ya está aquí, las decisiones que tomemos estarán obsoletas antes de nacer”. Ese Plan, o esas estrategias, deberían contemplar dónde pretendemos estar dentro de 1 o 2 años como empresa, o nuestros ciclos de renovación estética o decorativa de la parte que está en contacto con el cliente, así como la formación ‘actualizada’ de nuestro equipo y de nosotros mismos.

Como el dinero nunca sobra, la adaptación continuada requiere establecer unos niveles de prioridad para su aplicación, partiendo de cosas fundamentales, pasando por cosas importantes y llegando hasta los elementos accesorios. Así también podremos optimizar mejor las inversiones en actualizar la empresa.

La actualización continuada, como cualquier otra estrategia, también necesita su sistema para ser aplicada y vinculada con la actividad y metabolizada, de lo contrario no servirá de mucho. En cualquier caso, siempre es necesario contar con “índices de referencia propios” para ir midiendo las situaciones y los tiempos, y dedicar de forma sistemática algo de tiempo a la planificación de nuestra empresa.

 


David Carrascosa Mendoza

Director general de Grupo CONESVI

Twitter: @DCarrascosaMend

Perfil en LinkedIN

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.