Skip to content

Rumore confirmati

2012 febrero 22

Puesto que el italiano (que rima con habichuela) se ha puesto de moda gracias a Juancarlini Aragoni, titulamos este post con un espaguettini de andar por casa para hablar de los rumores que se confirman. ‘Haberlos haylos’. En noviembre la patrulla se hacía eco de las informaciones que apuntaban a un posible relevo en el cúpula policial de la comisaría de Cádiz, con competencias en toda la provincia. Y así ha ocurrido. Hoy publicamos en lavozdigital.es y en la edición de papel (que sí leches, que en los quioscos también se venden periódicos, tú pásate que no muerden) que la comisaria jefa Concepción de Vega se marcha a Sevilla. Su paso ha sido una pura transición. Apenas sin tiempo para imponer su impronta, aunque algunas de sus decisiones han encendido a los funcionarios de puertas a dentro.

Ha sido la primera mujer en asumir esa responsabilidad en la provincia y esperemos que no pasen dos siglos más hasta que esta circunstancia se repita. A mi como mujer me molesta que me recuerden siempre mi condición de género, tanto en los logros como en los fracasos,  y anhelo que llegue ese día que vestir sostén sea una pura anécdota. Detesto la discriminación; tampoco acepto si es positiva y me sitúa en una posición de privilegio en virtud del sexo que fórmulas genéticas decidieron sin yo tener mérito alguno.

Con la que está cayendo, el sucesor debería estar muy apegado a la calle y menos a los despachos porque fuera está diluviando y se necesitan paraguas. No solo llueve para los ciudadanos indignados, también para aquellos que visten a diario un uniforme y están señalados como si ellos fueran los culpables de esta situación desesperada a la que otros, intocables como no, nos han llevado. Acaso se nos olvida que esta misma polémica se vivió cuando el desalojo de la Puerta del Sol, cuando otros ocupaban Moncloa.

También se exige contudencia a la hora de adoptar decisiones que cuestan, pero también mesura en la respuesta para que nadie (ni provocadores ni funcionarios sin temple) aproveche el momento y tire por tierra la labor de un Cuerpo, cuyo servicio es esencial en una sociedad desarrollada. Y no estaría de más conocimientos acerca de cómo afrontar una rueda de prensa. El ejemplo del jefe superior de Policía de Valencia, con sus declaraciones desafortunadas utilizando ante los medios una terminología belicista (que no, hombre, que esto no es Túnez, ni Egipto ni Libia, ni ganas de que sea), solo sirven para alimentar la crispación. Son tiempos duros para todos, pero entre tanto ruido no se puede perder el norte. La seguridad de todos, depende de ellos. Las redes sociales rugen contra la Policía, la misma que hace unos días perdió a tres miembros que se lanzaron al agua, sin pensárselo, para salvar la vida de un joven.

Dicho lo cual, volvemos a los rumores. Os dejo la fotografía de quien se sitúa a día de hoy en el primer puesto de las quinielas sobre posibles sustitutos. Se llama Andrés Garrido y es el jefe de la Comisaría de Jerez. Los agentes de la escala básica (los más difíciles de convencer) hablan bien de él…

 

Nos quitaron el sábado de Carnaval

2012 febrero 21
por silvia tubio

Os propongo el clásico juegos de las diferencias. Sí hombre, aquel que consiste en buscar aquellos detalles que no coinciden entre dos imágenes que aparentemente son la misma. En este experimento, esa fotografía sería el balance de lo ocurrido el pasado sábado de Carnaval. Las dos estampas que os muestro son las que llevan la firma del Ayuntamiento de Cádiz (enlace a la web donde se publica la información que emite el Consistorio) y el relato que ofrecen los miembros del dispositivo de seguridad y emergencia que estuvieron esa madrugada al pie del cañón. Vivieron y sufrieron los problemas crónicos de una noche condenada al fracaso y a la resignación del gaditano que harto de tantos excesos, gamberradas y destrozos se recluye en su casa o se marcha fuera por esa noche. Mis compañeros ‘gaita’ con más experiencia y conocimiento que yo se encogen de hombros y tras jurar en arremeo, dicen que no se puede hacer ná. Borran esa noche de su calendario carnavalero y esperan a que pase la marea humana. Recuerdan que esos problemas también existen en otras fiestas de renombre y que no se puede extrapolar los incidentes del sábado con el resto del Carnaval. Este diagnóstico es certero muy certero porque los altercados, que han dejado este año su firma plasmada en la fachada de Catedral, no se reproducen los días siguientes en los que también se bebe alcohol, se desfasa (¿por qué no? si no conlleva mandar al de al lado a urgencias por un botellazo en la cabeza) y sobre todo, se oyen muchas coplas… Por eso debería doler al que gobierna esta ciudad y al que le da o no su voto, que una masa de incontrolados, que no mean en la puerta de su casa pero sí lo hace con suma alegría cuando cruza las Puertas de Tierra, revienten ese día porque sí y le quiten una noche por la cara al amante del Carnaval, al que ha hecho de esta fiesta algo grande, muy grande.

Tal nivel de resignación debería revisarse al menos, no vaya a ser que un día tengamos que contar muertos en lugar de heridos; a alguien le de por pedir responsabilidades y todos nos miremos con cara de tonto pensando que esto se veía venir. Debo de ser demasiado ingenua por pensar que si existe una ley es para cumplirla y que si está prohibido beber en la calle -salvo en espacios habilitados- los restantes 364 días con sus respectivas noches, ¿por qué no puede hacerse lo mismo ese sábado? Es que el aluvión es incontrolable argumentarán muchos; también lo era en las barbacoas y cada vez hay menos ‘metepatas’ porque al acortarse la barra libre, se lo piensan dos veces y buscan otro lado donde hacer el ganso sin que nadie les llame la atención. 

Lo que seguro no conduce a nada bueno es negar la evidencia, describir el martirio que viven los vecinos del centro de “noche tranquila y sin incidentes” y quedarse tan pancho. Muy poco beneficio saca la ciudad a esa noche para disfrazarla de logro multitudinario. No hallo las ventajas de ver cómo los trenes escupen chavalería cargada de bolsas con bebida y algo de comida (normalmente poca) y el gaditano encerrado en casa. ¿La próxima imagen que promocione el carnaval será ésta?

Entonces olvidémonos de atraer visitantes con billetes en la guantera ni extranjeros deseosos de conocer ese tesoro patrimonio cultural para contarlo luego fuera. Y si por estas líneas me quiero cargar la fiesta, entonces desterremos cualquier sentido crítico, ése que permite mejorar las cosas que no funcionan bien y aprender de los errores. Sí, lo del primer sábado de Carnaval es un auténtico error, pero visto lo visto parece que seguiremos cometiéndolo.

Desgraciados y otros animales

2012 febrero 14
por Miguel Domingo García

Las imágenes lo dicen todo. Quien sea el responsable de esta atrocidad merece una pena muy superior a la que solicitaban hoy el fiscal (seis meses) e incluso la acusación particular (un año y medio), que se limitaban a lo que el Código Penal impone. Se juzgaba al presunto maltratador de este perro, rescatado cuando estaba moribundo por una protectora de animales: le habían reventado la cabeza a golpes, tenía el hocico sangrando, los dientes rotos, los ojos inflamados y aparte, estaba totalmente desnutrido.

 

Apenas tuve mascotas y quizá por eso nunca he compartido el sentimientos que muchos sienten hacia ellos, aquéllos que los consideran como familiares. Pero esto es inhumano. Quien lo haya hecho es un desgraciado.

Según me dicen, sería esta una sentencia pionera. De las primeras en hacer referencia al maltrato de animales domésticos como delito (tipificado en la reforma de 2005 del Código Penal).

Si Dickens fuera de Cádiz (personajes del caso Udyco)

2012 febrero 9
por Miguel Domingo García

Si Dickens fuera de Cádiz, habría nacido con La Pepa y en pleno asedio francés, pues se acaban de cumplir 200 años de su nacimiento. En Londres también están, por tanto, de Bicentenario. ¡Qué año aquel del 1812!

El sueño de Dickens, de Robert Williams Buss. / Museo de Charles Dickens

Pero si Dickens fuera de Cádiz, en cuántos personajes, pillos, buscavidas, chorizetes, genios de la calle y charlatanes de corbata se podría haber inspirado con darse un paseo, como solía hacer por Londres, siempre al linquidoi. Aquí en Cádiz es fácil encontrarlos. Empezando por una redacción como la de La Voz, donde no le faltará un personaje, y terminando por cualquier bar de la Viña.

Ayer pude ver reunidos a unos cuantos de estos figurantes de novela realista, que se dieron cita en el juicio del ‘caso Udyco’ de la Audiencia. Me cautivaron su manera de hablar, su picardía y su instinto, siempre avizor, para no incriminarse nunca (aunque en esta ocasión nadie les estaba juzgando). Por un lado estaba TP1, exlegionario toxicómano que se vuelve confidente. También la veterana camella que jura tener “un cáncer de cerebro” desde hace años, y por eso compraba hachís, para hacerse “infusiones”. Esta mujer hablaba de usted al exjefe de la Udyco  y usando el ‘don’. Sabía quién era de cuando la detuvo, porque antes “no tuvo el gusto de conocerlo”. Según contó, el día de su arresto fue consciente de que la Policía la seguía desde que salió de su casa, pero que no tenía miedo, porque solo iba a comprar droga, no a vender. “Yo había dejado de vender aquel año”, casualmente.

También fue curioso el tipo al que pillaron en el bar viñero, en el que habían hecho un par de redadas. Juraba que no había vendido hachís en su vida, pero “cuando me cogen siempre llevo trozos para todo el mes”.

Sin embargo, mi preferido fue el supuesto camello de palabra engolada que recordaba aquella época como “algo muy doloroso y muy cruel” y  me amenazó con denunciarme  si me atrevía a dar su nombre… Para curarme en salud, camuflaré su mote y le llamaremos ‘El Lechuza’. En su caso tenía dolor de hígado, por eso compró un kilo de hachís: para guardarlo en su casa. “Es como al que le gusta el vino y tiene una bodega”, dijo. Además, al comprar la droga por kilos, le salía más barata, como quien va al Makro. El tío, con una paga de 900 euros al mes, le dio 1.200 euros al TP1 para que se la trajera de Barbate. Tuvo frases memorables, como “Yo me siento muy gaditano, y muy humano” o “nunca me ha gustado ni el dinero, ni el poder, ni el jardín de las vanidades”. Cuando le preguntaron si alguna vez había vendido droga, se indignó y no paró de repetir que “¡Eso es una calumnia!”.

En sus declaraciones parece fácil imaginar qué cosas son ciertas, qué son simuladas y qué parte es disimulada. Sus maneras de hablar y de moverse, sus ojos hundidos y los pómulos marcados por la droga y el hambre, sus voces roncas y entrecortadas son dignas de aparecer, como digo, en alguna novela de Dickens o de Galdós. El maestro de los Episodios Nacionales sí situó en Cádiz a su Gabriel de Araceli. 

 

 

Prohibido investigar sherlock

2012 febrero 8

Al periodista de este país; a aquel que le sigue ilusionando contar historias, defender con buen oficio su función social y no plegarse -o al menos ponerlo difícil- a cualquier presión que contamine sus informaciones, le están entrando unas ganas tremendas de emigrar. Si ya es todo un reto preservar la vocación frente a condiciones laborales precarias, un futuro negro y las miserias habituales de esta profesión (envidias, egos excesivos, competencias desleales, horarios imposibles y un inexistente sentimiento gremial) ahora nos vienen con censurar el uso de las cámaras ocultas para denunciar lo ilícito que se esconde, al malo que se disfraza o esa injusticia que los poderes públicos no atienden porque están en otras cosas.

El Tribunal Constitucional con la sentencia que aquí os traigo, viene a decirnos a los periodistas que meter las narices donde nadie nos llama y sin pedir permiso, que está mu feo y además es anticonstitucional. “Es evidente que la utilización de un dispositivo oculto de captación de la voz y la imagen se basa en un ardid o engaño que el periodista despliega simulando una identidad oportuna según el contexto, para poder acceder a un ámbito reservado de la persona afectada con la finalidad de grabar su comportamiento o actuación desinhibida, provocar sus comentarios y reacciones así como registrar subrepticiamente declaraciones sobre hechos o personas, que no es seguro que hubiera podido lograr si se hubiera presentado con su verdadera identidad y con sus auténticas intenciones”. Sí señorías, es evidente que para desenmascarar a un intruso que ejerce una profesión -pongamos que sea médico- o a un político corrupto presentarse como periodista, entregarle tu tarjeta y concertar una entrevista te sirve para bien poco. Más bien para ganarte un publireportaje sobre las bondades del personaje en cuestión o un portazo en la cara si al ínclito le producen alergia las alcachofas.

“En cuanto al interés general del reportaje que alegan los recurrentes, resulta procedente señalar que, aun cuando la información hubiera sido de relevancia pública, los términos en que se obtuvo y registró, mediante el uso de una cámara oculta, constituyen en todo caso una ilegítima intromisión en los derechos fundamentales a la intimidad personal y a la propia imagen”. Aquí se habla de una señora que había sido condenada por intrusismo profesional y las imágenes grabadas, ahora anticonstitucionales, venían a confirmar que la falsa fisioterapeuta seguía con la consulta abierta. Ningún tribunal ha cuestionado la veracidad de la información. La periodista hizo bien su trabajo.

Con estos límites, más aquellos que nos impone la nueva moda de convocar ruedas de prensa, entregas de barcos (el ministro Morenés ¿es mudo?), comparecencias políticas sin aceptar preguntas de los informadores o las sistemáticas negativas u obstáculos que las administraciones te ponen para acceder a una información PÚBLICA  están conduciendo al periodismo español a una pésima caricatura de si mismo. Si nuestro día a día se limita a reproducir (sin contraste alguno) los comunicados de unos, las notas de otros, las declaraciones de terceros pero todo en live streaming please ¿nos merece la pena seguir en este negocio?

Por cierto, que la imagen que traigo sí es constitucional ¿no? La cámara la instaló el departamento de Interior de Cataluña en la comisaría de Les Corts de Barcelona y grababa a dos Mossos (mujeres policías) maltratando a una ciudadana rusa detenida. En diciembre pasado las dos policías fueron juzgadas por trato denigrante. ¿Cuál hubiera sido su comportamiento si superan que estaban siendo grabadas?

La granada disfrazada de patata (tipo, tipo)

2012 febrero 7
por silvia tubio

Las confidentes más avispadas de esta patrulla, que trabajan camufladas bajo las siglas E. P., se han marcado un tanto esta mañana con sabor a cuplecito bueno del Lobe. A primera hora nos enterábamos que una buena señora de Chiclana había comprado sin ella saberlo una granada de mano después de haberle pedido al verdulero suyo de confianza que le vendiera un kilo de patatas. La granada iba dentro del saco y nadie se había percatao que en lugar de un tubérculo, lo que tenía era un artefacto con mu mala leche (si le tocas donde no debes). La historia se completa con los orígenes de la patata-granada, sus antecedentes franco-alemanes y un viaje muy largo.

Le presentamos a la estrella del día. Olvídense de la resaca postcongresual del PSOE, de quién va a ganar las elecciones autonómicas o si en los astilleros se hace recuento de tuercas y bolas de goma de cara a la guerra que se avecina. La leña la guarda Doña Granada. Por gentileza de Menchu y Laura, qué grande nenas.

 

 

Ladrones de piñas y borregos

2012 febrero 6

Última hora!!!!!!!!!!!! Paren máquinas!!!!!!!!!!!! La Guardia Civil ha detenido a tres tipos en Rota, tela de peligrosos, a los que pillaron con el carrito del icecream. Robando nada más y nada menos que piñas!!!!! de una finca particular. Esto se está poniendo muy feo porque en la Sierra trincaron el otro día a otros ‘mafiosos’ cargaos de ovejas birladas de otra parcela. Llegados a este punto, estaría de arte que alguien comenzara a contar la verdad y que dejáramos de escondernos detrás de medidas estadísticas sobre tasas de delincuencia (¿?) o índices de criminalidad, en los que esta provincia siempre sale estupendamente.

Cuando Rubalcaba se hizo con la cartera de Interior se adoptó una política de control absoluto sobre las estadísticas que miden si sube o no la delincuencia. Esos datos se cocinaban y se difundían desde el gabinete del nuevo secretario general del PSOE y ni las subdelegaciones del Gobierno tenían la posibilidad de facilitarlos al periodista interesado en saber si hay o no menos delitos (fíjate tú qué curiosa es la prensa). Se desconoce aún si esa política orwelliana tan férrea se mantendrá con el nuevo equipo en el ministerio. Recuerdo que el PP acusaba desde la oposición de que el Gobierno de ZP no era claro con esa información.

“Hay una orden dada para que no se vincule el aumento de la delincuencia con la crisis en los informes que elaboramos”. Me lo contó un comandante de puesto que se negó a dar respuestas oficiales a esta periodista (eso sí con la grabadora apagada y jurando que jamás revelaría su nombre). Y me lo dijo antes de las elecciones generales, aclaro. Este mando de la Guardia Civil confirmó lo evidente: que se habían disparado los robos y que en muchos de esos palos se ve la señal de la necesidad. Me contó cómo desaparecían de su demarcación reses que después servían de alimento para familias enteras “y quien diga lo contrario miente”.

La cosa no pinta mejor en lo que queda de año y seguir escondiendo la realidad solo conduce a que el resultado final sea un truño de dimensiones vergonzosas. Acaso reconocer el problema ¿no es el primer paso para solucionarlo?

– ¿Qué hora es, señora delegada? – Yo muy bien, gracias.

2012 febrero 2

Esta es la transcripción de la pregunta que Natalia Perales de la SER le ha hecho esta mañana a la delegada acerca de los recortes a los GRECO, que han salido recientemente en prensa. Y de la respuesta de Carmen Crespo, en la toma de posesión de Javier de Torre como subdelegado. Por desgracia, no tengo foto de la cara que puso Natalia al final del ‘regate’.

NP – Se ha publicado que va a haber recortes en el tema de los GRECO, ¿va a afectar a la provincia de Cádiz?

CC – Bueno, yo creo que lo que la Policía, en un momento determinado, cuando se habló de ello (que todavía no está establecido ni está encima de la mesa), pidió que si ocurría algo de esa magnitud, que se promocionara o se diera la posibilidad de aumentar la Udyco. [baja la voz] Lo que te quiero decir es que son elucubraciones que en este momento hay. [sube el tono] Lo que sí hay ya claramente es que se ha cambiado la cúpula de la Policía Nacional a nivel nacional y también andaluz, tenemos un jefe de Andalucía Occidental nuevo, Miguel Rodríguez Durán, que es una persona entrañable (sic). El anterior también ha sido un gran jefe de Andalucía Occidental y eso es lo que ahora mismo hay. Después, las decisiones que vayan tomando con respecto a la Policía y la Guardia Civil, ustedes lo conocerán de primera mano y seguro que son decisiones tomadas con sentido común, como así lo está haciendo el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, o el director general de la Guardia Civil, Arsenio, que creo que están tomando decisiones muy correctas para el buen funcionamiento de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, de los que nos sentimos muy orgullosos y que desde luego lo que están haciendo en estos tiempos de crisis es intentar que la convivencia sea pacífica entre todos los ciudadanos.

Todos nos miramos y se cambió de tercio.

“No hay quien se fíe de ti”

2012 febrero 1
por Miguel Domingo García

Hace poco, ordenando las categorías de este blog, introduje la de “personajes” y como subcategoría, la de “estafadores”. Y es que la nómina de estos tipos (y tipas) que se las ingenian para beneficiarse, aprovechándose de los demás no para de crecer en la provincia de Cádiz.

La última es Dolores S. G. (apellido de exsubdelegado), aunque al parecer ella prefiere que la llamen Loli): la falsa cardióloga, dedicada al alquiler de lanchas a motor, asesoramiento financiero y tratamientos de belleza y masajes con peces, a la que secuestró una familia de gitanos de Sevilla a los que estafó supuestamente la mushasha. El fraude no es baladí: se calcula que se quedó con dos millones de euros de unas doscientas personas. Ahí es nada. Ni la burbuja inmobiliaria, ni J.J. y el Hijo de Satán juntos…

Sin embargo, aquí los estafados se han tomado la justicia por su mano y han intentado cobrar la deuda por sí solos. ¿Para qué esperar a la Justicia? La verdad es que no me extraña (aunque lo condendo, ojo), porque los acreedores de JJ (por poner un ejemplo) llevan cuatro años desde que JJ resucitó, esperando a que el juez número 2 de Cádiz y el fiscal correspondiente se pongan las pilas de una vez y saque del cajón el procedimiento. Si hablamos de Rodríguez de Castro (en otra subcategoría de “personajazos”) la causa lleva más tiempo abandonada que Valcárcel. Y así sucesivamente.

Dolores también es un ejemplo de al lentitud de la justicia: hace cuatro años se echó un novio en Pamplona fingiendo que era cardióloga en Sevilla y con un nombre falso (¡toma!), llegó a decirle que se había quedado embarazada y casi consigue que se muera su ‘suegro’, porque para hacerse valer le dijo que las pastillas que le habían mandado para el corazón no valían para nada. Que ella lo sabía de buena tinta. La Audiencia Provincial le ha condenado en 2011 del delito de estafa. Los clientes que la secuestraron ahora, al parecer, no estaban dispuestos a esperar tanto.

Con todo, la vuelta de tuerca de esta historia la protagoniza la socia de Dolores, Ana Belén, que la traicionó supuestamente y propuso a los clientes mosqueados que la secuestraran. Qué tía. Aunque Dolores, con su currículum, poco le puede reprochar. ¿Con qué cara le dice, “no hay quien se fíe de ti”?

 

El nuevo fichaje del Sive

2012 enero 31
por silvia tubio

Ahí está el tío, más a gusto que un arbusto cara al sol en Cortadura a primera hora de esta mañana. Vale, que los buitres alados no pegan mucho en este blog, salvo que escondan algo chungo bajo sus alas, vistan de Armani y se aprovechen de las debilidades de otros. Pero aquí puede haber tomate.

Con una mijita de cachondeo me la manda un agente de los que van de verde, que tiene mucho arte. Como el hachís entra por todos lados -los últimos intentos por los caños de La Isla nos lo contó hace poco el gran Cherbuy– se especula con la posibilidad de que el Sistema Integral de Vigilancia Exterior (Sive o lo que es lo mismo, las cámaras que miran hacia África) lo hayan reforzado con agentes camuflaos entre plumas. De ser así, el tipo está tela de conseguido.

P.d: Asias amigo, qué güeno contar contigo