Skip to content

Una sentencia bien escrita

2012 marzo 5
por Miguel Domingo García

Al César lo que es del César. Estoy leyendo una sentencia (cuyo ponente ha sido el magistrado Francisco Javier Gracia Sanz, de la Sección Primera de la Audiencia Provincial) que da gusto leerla. Es clara en su redacción, tanto, que podría casi transcribirla en la noticia. No se pierde en el borrascoso lenguaje jurídico, al que nos tienen tan mal acostumbrados los jueces, quizá para darse el pisto, o sencillamente porque no saben hacerlo mejor. Y es que “la gran mayoría de las personas que han tenido relación con la justicia no entienden lo que leen ni lo que oyen”, por eso el anterior Ministerio de Justicia puso en marcha un iniciativa para darle la vuelta al calcetín y fomentar la sencillez en la Justicia. “Modernizar el lenguaje jurídico”, le llamaron y entre sus recomendaciones advertía de que

"Los textos jurídicos utilizan con excesiva frecuencia oraciones muy largas y complejas
que se prolongan de forma innecesaria mediante el empleo de incisos y perífrasis"

Tanto es así que, a veces, los que tenemos que traducirlos, sudamos tinta. Por eso celebro este tipo de sentencias, como la que tengo entre manos, escrita quizá con más tiempo que las que redactan otros jueces sobrepasados por las circunstancias y el número de asuntos (son malos tiempos para la lírica… y la prosa). En todo caso, chapó.