Skip to content

Peleas de patio

2011 noviembre 23
por silvia tubio

Si todo quedara en eso…pero no señores, la pelea de la que hablamos hoy tiene su repercusión incluso para quien se le haya pasado por alto esta noticia. Y la tiene porque las costas de los pleitos si no las abona ninguna de las partes en conflicto, ¿a quién le toca asumirlas? Hoy la patrulla malagente se ha apuntado un tanto en esta guerra injusta de competencias. Somos pequeños, no estamos bendecidos por la varita del poderoso, ni nos invitan a la mesa del señor a compartir mesa y mantel, pero de oído no andamos nada mal y con mucho trabajo, conseguimos adelantarnos. Ya vendrán las guantás otro día…

Mientras, hoy es el día del análisis. En Jerez no se habla de otra cosa en los corrillos políticos: a Pilar Sánchez -no sabía yo que tenía tantos enemigos dentro y fuera de su partido- no le reprocha el fiscal ninguna conducta delictiva en la contratación de una serie de asesores. Otra cosa bien distinta es que la historia nos parezca fea o nos siente a patá en el estómago. ¿A quién no le han dejado sin un puesto o un ascenso porque el de al lado tenía la bendición de su superior o del partido de turno? Y no por eso vamos endiñando querellas por prevaricación a diestro y siniestro. Los más obstinados recurren a la vía Contenciosa cuando está en juego un empleo público y se sienten engañados, pero el Código Penal está para otras cosas.

 De tener razón Pedro Pacheco en sus argumentos, ¿por qué no tuvo la gallardía de denunciarlo cuando estaba en el poder, de la mano de su odiada Pilar? ¿Por qué esperó a que lo denunciaran para responder con la misma moneda? Mal vamos si esa Justicia a la que el propio Pacheco vituperó tildándola de ‘cachonda’ nos la tomamos como el patio de un colegio. ¿Que me amenazas? Nos vemos abajo y lo arreglamos… ¿Tú  y cuántos más?… ¿A que te pego?…¿Y tú con esas gafas?…Después nos llevamos las manos a la cabeza cuando doña Belén (la Esteban, claro, la que se levanta una milloná todos los meses; de ahí el doña) va demandando a cualquiera por la más nimia chorrada. Pues este asunto no dista mucho de la querella contra un famoso de medio pelo por llamarlo cornudo. Eso sí, a don Pedro no se le puede negar que ya lo avisó, cuando supo que Anticorrupción lo había denunciado y detrás estaba la mano de la Sánchez. Espetó algo así como: “Te vas a enterar”. Lástima que esos jueces y esos fiscales que están hasta las cejas de curro, se les entretenga con estas historias…Luego vienes tú, con tu demanda de despido, tu orden de desahucio, tu reclamación de cantidad, tu orden de alejamiento incumplida, tu denuncia por esa estafa que te jodió las vacaciones o te dejó sin coche ni dinero, y siéntate a esperar…que su señoría tiene que resolver peleas de patio.