Skip to content

Juan Carlos Campo is back

2012 abril 16
por Miguel Domingo García

Juan Carlos Campo, el exsecretario de Estado de Justicia bajo el último gobierno Zapatero se ‘incorporó a su puesto en la Audiencia Provincial de Cádiz hace cosa de dos meses, pero debido a un problema de salud se dio de baja y ha sido estos días cuando ha vuelto a la Cuesta de las Calesas. Me lo crucé la pasada semana por los pasillos del edificio (aquello no es un ‘palacio’ precisamente), aunque no me dirigí a él porque en ese momento yo estaba allí para decir hasta luego, no para dar bienvenidas.

Lo cierto es que solicité hace tiempo una entrevista con él, para hacer un balance de su paso por el Ministerio de Justicia y, además, que me diera su punto de vista sobre las reformas que el nuevo ministro Gallardón había planteado para la administración: como el copago, entre otras. Ahora, Gallardón vuelve a plantear una reforma del Código Penal, que ya fue remozado precisamente bajo la batuta de Juan Carlos Campo y el asesoramiento del fiscal Ángel Núñez (también de vuelta, hace tiempo, a la Fiscalía). ¿Qué opinarán ellos de declarar la resistencia pasiva como delito? La baja médica de Campo impidió esa entrevista entonces y ahora soy yo el que no está en disposición. Aunque (‘off the record’) sigo muy interesado en debatir con ellos sobre tanta reforma y esa eterna modernización, que ni llega ni se le espera. (Aquí os dejo una entrevista que sí le hice hace dos años, cuando era secretario de estado).

Por supuesto, ahora empezaría la entrevista con una pregunta: ¿Se quedará en la Audiencia como magistrado mucho tiempo? Es que, sinceramente, se lo pregunta todo quisqui allí en la Audiencia.

Seguiré por aquí

2012 abril 16
por Miguel Domingo García

Esto no es una despedida. Desde hoy ya no formo parte de la plantilla de La Voz, pero seguiré formando parte de la patrulla ‘malagente’, pues no pienso abandonar el periodismo de sucesos, tribunales y personajes varios con el que tanto he crecido profesionalmente y que me ha permitido conocer a tanta ‘buena gente’. Seguiré el consejo que yo mismo di hace mucho tiempo y de vez en cuando me pasaré por los juicios, aunque no sea para dejar después una crónica.

Esta vez desde casa, procuraré dejar por escrito mi punto de vista sobre la actualidad del lado anverso de la realidad, glosaré informaciones que aparezcan en este y otros medios, además de aquellas noticias de pasillo. Por ahora he entregado la placa, pero no abandono el cuerpo. Me encuentro en la retaguardia, lo que supongo que me permitirá tener una visión más mesurada.

Los veteranos se quedan con la teresiana.

2012 marzo 22
por Miguel Domingo García

Hace casi 10 días que no damos señales de vida. Pero ¡seguimos aquí! Es que han sido unos días muy intensos. Mucha Pepa.

Estos días han pasado varias cosas: Ouviña que sale de prisión, el Hijo de Satán que entra en ella (después de ser detenido en Argentina), los comercios chinos sufren amenazas y coacciones, otro pelotazo de Bahía Competitiva que apunta al entorno de Pizarro, otro pelotazo de Pachecho y el Turronero, un juicio por jurado (que por cierto, hoy termina), varias detenciones tras la oleada de robos por toda la provincia, el juicio al ciberacosador en Madrid, el Tribunal Constitucional pasa por Cádiz, narcovuelos… Y un millón de euros en un coche en el Muelle!!! Nos pondremos al día.

———————–

De momento, vuelvo a hablar de trapos. Y es que los guardias civiles veteranos que están destinados en los juzgados no estrenarán uniforme. No se adaptarán a la nueva vestimenta del instituto armado, que es más deportiva, más moderna y más cómoda, con la gorra de béisbol, la chaqueta y el polito. Quizá al benemérito estilista le parece una ropa demasiado juvenil para ellos. Aunque los agentes sospechan que al final todo se reduce (¿cómo no?) a una cuestión de pelas: su uniforme lo paga la Junta. Así que se impone el ahorro, o más bien, no tienen un duro.

Sea como fuere, los veteranos mantendrán el uniforme ese que parece de paño, más formal: con su chaqueta y su corbata y su gorra teresiana. Un uniforme que, dicho sea de paso, resulta más serio para estar en los juzgados que el chándal que les han diseñado para renovar su imagen. Como decía uno de esos veteranos, nada resulta más solemne que un tricornio, un bigote y una libreta. Justo la imagen con olor a naftalina que la Guardia Civil quiere desterrar.

 

 

Injusticia verde

2012 marzo 14
por silvia tubio

Comencemos con un aviso a navegantes, para  aquellos que aún no saben la diferencia entre la opinión y la información a estas alturas de la película. A ellos les advierto que en estas líneas solo van a encontrar la mirada subjetiva de una periodista, una ciudadana cabreada. Por eso, si les repele que esta redactora ejerza su derecho a opinar libremente, les aconsejo que cambien de canal, de blog porque a buen seguro no les va a gustar nada lo que pienso.

Pienso que a un cabo de la Guardia Civil de Chipiona, de larga e intachable trayectoria profesional, le han jodido la vida simplemente por tener conciencia, por amar el pueblo donde vive (Sanlúcar) y querer que la droga no corra por sus calles con impunidad. Lo conocí hace tiempo en una charla que ofreció la fiscal jefe Ángeles Ayuso en un hotel de Chiclana. Otro ciudadano de los que había que clonar para multiplicarlos hasta el infinito, de los que hablan poco y hacen mucho, me lo presentó. Paco Mena, el presidente de la Federación Provincial Antidroga Nexos, estaba orgulloso porque al fin había alguien dispuesto a montar la primera asociación que luchara contra esta lacra en territorio comanche (Sanlúcar y el resto de la Costa Noroeste). En la orilla de la autopista de la droga nadie había querido dar ese paso. No es fácil verse señalado por vecinos de negocios oscuros pero brillantes todoterrenos. De los que compran complicidades  y son el perejil de cualquier sarao porque para eso invitan. Ojo, siempre piden algo a cambio: tu alma, tu vida, tu silencio, tus brazos para hacer el trabajo sucio.

Ese agente  del que me enorgullecí al instante de conocerlo me contó lo doloroso que era ver a diario jóvenes que tiran por la borda su vida, tratando de emular al narco de moda, con el único propósito de calzar las mismas zapatillas caras o conducir el coche de moda. Ese agente no quería que la juventud de su pueblo hipotecara con el diablo sus años lozanos y decidió montar una asociación que trabajara en concienciar y concienciar. Una labor a la que le dedicó su tiempo libre sin ninguna gratificación económica. Puro interés altruista. No iba a conseguir ninguna medalla por ello, ni ascenso que le engordara la nómina; tan solo iba a ofrecer un servicio a su comunidad.

Pero llegó el momento del absurdo, cuando alguien decidió denunciarlo ante la Dirección General de la Guardia Civil agarrándose de forma inflexible a un régimen disciplinario que impide a un funcionario del Cuerpo Benemérito asociarse ni a la comunidad de vecinos de su bloque…No bastó con que dimitiera y bajara la cabeza, había que sancionarlo con seis meses de empleo y sueldo y desterrarlo de Chipiona como si fuera él quien carga los fardos que tanto odia. Ayer una compañera que asistió a la rueda de prensa que ofreció la AUGC y Nexos para dar a conocer este caso sangrante se repetía una y otra vez la misma pregunta: ¿de verdad que no hay otra razón de fondo? No es la única que lo piensa. Cuesta creer que se destroce a una familia, cortándole medio año el único sustento que entra por la puerta, por montar una asociación antidroga.

Estas líneas van por ti Ch. (ni tu nombre me atrevo a poner no sea que te genere más problemas). Refugiado en el hogar familiar de Jaén, sigue amando el verde que viste desde hace más de 20 años (eso jamás se lo quitarán) aunque nadie de los que pudieron parar este absurdo tuviera ni un ápice de compasión ni sensibilidad. Su falta está tipificada como muy grave, pero a este lado te digo que no hay falta ninguna en tu coraje, que los tuyos, los que te conocemos deseamos que este mundo se llene de gente como tú.

 (la prueba del delito)

P.D.: Como la cosa va de verde. El otro día nos llegaron amargas quejas desde la Comandancia de Cádiz sobre el uso de la palabra pikoleto y pikolandia en un comentario anterior.Vayan por delante las disculpas, pero aquellos que tenemos la enorme suerte de conocer el Cuerpo Benemérito más allá de las notas de prensa hemos escuchado esa misma terminología, descargada de cualquier sentido peyorativo, a los propios guardias. No son los únicos, también se oye en conversaciones distendidas a jueces,fiscales, abogados, maderos y ciudadanos en general cuando se reconoce el trabajo de un Cuerpo que es una de las instituciones más valoradas por los ciudadanos. De ahí nuestra sorpresa cuando se nos informa que el origen de esta palabra procede del entorno abertzale y que sienta fatal escucharla. Vaya, nunca es tarde para aprender. Debo estar entonces confundida o durante años, los agentes que han vivido y sufrido la amenaza terrorista en suelo vasco como auténticos héroes, me han contado la misma trola: “Nos llamaban txakurras (perro)”. “Txakurras campora”, para ser más concretos.

Una sentencia bien escrita

2012 marzo 5
por Miguel Domingo García

Al César lo que es del César. Estoy leyendo una sentencia (cuyo ponente ha sido el magistrado Francisco Javier Gracia Sanz, de la Sección Primera de la Audiencia Provincial) que da gusto leerla. Es clara en su redacción, tanto, que podría casi transcribirla en la noticia. No se pierde en el borrascoso lenguaje jurídico, al que nos tienen tan mal acostumbrados los jueces, quizá para darse el pisto, o sencillamente porque no saben hacerlo mejor. Y es que “la gran mayoría de las personas que han tenido relación con la justicia no entienden lo que leen ni lo que oyen”, por eso el anterior Ministerio de Justicia puso en marcha un iniciativa para darle la vuelta al calcetín y fomentar la sencillez en la Justicia. “Modernizar el lenguaje jurídico”, le llamaron y entre sus recomendaciones advertía de que

"Los textos jurídicos utilizan con excesiva frecuencia oraciones muy largas y complejas
que se prolongan de forma innecesaria mediante el empleo de incisos y perífrasis"

Tanto es así que, a veces, los que tenemos que traducirlos, sudamos tinta. Por eso celebro este tipo de sentencias, como la que tengo entre manos, escrita quizá con más tiempo que las que redactan otros jueces sobrepasados por las circunstancias y el número de asuntos (son malos tiempos para la lírica… y la prosa). En todo caso, chapó.

 

El vandalismo pijo

2012 marzo 5
por Miguel Domingo García

Los ‘Ricos también lloran’ y, por qué no, también la lían de vez en cuando. Que no todo iba a ser Guillén Moreno y José Antonio. Para muestra, la noticia del tipo que se coló el otro día en una cancha de polo del Campo de Gibraltar con un todoterreno y se puso a hacer trompos, y así se cargó  el césped sobre el que debían cabalgar los caballos. ¡Que me destrozas las petunias, Borjamari! 

No sé si se trataba de una venganza (o una ‘vendetta’), o si se trató de un acto vandálico (te fastidias, jo). En todo caso, hay que ser malvado y sanguinario… Quién sabe, a lo mejor era un currito que quería ajustar cuentas con los “patrones”. Al tipo lo han detenido (será lo que sea, pero lo pillaron al día siguiente, así que no era muy listo: ya lo dijo Grisom, los Lexus exclusivos son fáciles de identificar por la rodadura) y creo que se retuerce ahora mismo entre polvos pica pica.

Para que luego digan que los que tienen dinero se van de rositas… Como los chavales que se dedicaron a quemar coches en la Zona Franca (fueron condenados a solo un año de prisión y solo tres de ellos; se libraron doce), o los que organizaron la Madrugá de Sevilla. Dice la leyenda urbana que eran unos hijos de papá y que por eso todavía los andan buscando. O como la infanta Elena, por acercarnos algo más a la actualidad.

P. D. Hablando de justicia y dinero: la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cádiz aún no ha dictado sentencia por el caso de un joyero de Cádiz al que denunció su socio y expareja sentimental. El juicio se celebró, agárrate, hace cuatro meses y medio: a finales de octubre.

Directo del paraíso

2012 febrero 29

Cuanta mayor es la crisis económica, más contrabando de tabaco hay en la frontera con Gibraltar. Esa Roca que a mi, en concreto, me da lo mismo si  es británica o española. Pero cuya condición de paraíso fiscal me pone de los nervios. Prueben a tomarse un café delante de la verja que separa el Peñón de La Línea y no necesitará mucha astucia para presenciar un tráfico incesante de mercancías que no van a dejar ningún rédito económico en España; sin contar la cola de coches perenne que se abastece a diario en las gasolineras british; mientras que de este lado te tienes que ir fuera de La Línea para hallar el primer surtidor. Abrir una estación de servicio cerca de la Roca tiene el mismo futuro que una tienda de bikinis en el Polo Norte.

En cada cajetilla que escondía este coche, abierto en la aduana de La Línea, se escapan ingresos que tanto hacen falta en un país en déficit (y dicen que mu grave, de suspenso y vuelva usté en septiembre). Con el contrabando pierden los estanqueros que pagan sus impuestos y generan puestos de trabajo, pierde el Estado (nosotros oiga) que no recibe los impuestos que genera la compra de estos productos y ganan…principalmente los comercios de tabaco de Gibraltar, cuyos precios no tienen competidor en la península. ¿Y los contrabandistas?, pensará usté también. No lo crea, a muchos solo les llega para fumar gratis y poco más.

De ahí que el debate que debería iniciarse no es la eterna polémica de qué bandera debe ondear entre los monos de la Roca; sino evitar la fuga fiscal que tanto daño hace a este lado, y que tanto beneficia del otro. De la primera discusión ya aprendimos que la mayoría de los habitantes de Gibraltar no quieren abandonar su condición de ciudadano protegido por la Reina. Nosotros deberíamos hacer lo propio, no empecinándonos en prolongar el estado español por esa esquina, sino en evitar que ese rincón nos drene recursos propios. Quizás a partir de entonces, más de uno cambie de opinión y le surja el espíritu patriótico por el rojo y gualda.

Peluqueros en pikolandia

2012 febrero 29
por silvia tubio

Este anuncio apareció hace unos días en el puerto de Barcelona, nos lo ha contado hoy la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC):

 ”Por ser necesario para conocimiento del Jefe de la UFSP, interesa conocer si existe personal en nuestra unidad con conocimientos teórico-prácticos en peluquería, dichos conocimientos deberán ser acreditados. Solicita máxima difusión entre el personal y contestación antes del 12 de marzo a las 10:00 horas”.

Lo que no precisa el anuncio es si el aspirante debe tener conocimientos en el arte de la cuchilla y las tijeras o también se requiere experiencia en la aplicación de tintes y mechas. La AUGC critica y con razón, que se tenga que tirar de agentes adiestrados y para los que se les paga (no todo lo bien que debiera y cada vez menos) en estos menesteres. Y la siguiente pregunta que uno se hace, con la que está cayendo, es obvia: ¿debe invertirse el tiempo de funcionarios de la Benemérita en cortarle el pelo a otros del gremio? Las gargantas de Pikolandia rugen al instante: “No te equivoques! que aquí no se pela ni un guardia. La tropa se lo paga en la calle como todo cristo. Eso será para otros”. 

Vale, pongámonos finos y dispuestos a descubrir que entre los cometidos de determinados guardias, adscritos a ciertas unidades (¿equipo de vigilancia estética?) está mantener a raya el flequillo del personal. En serio, ¿no suena a coña? ¿nos lo podemos permitir? Confiesen señoras, sus mechas lo hacen por usted, ¿cuánto hace de la última visita a la peluquería? Y ustedes caballeros, ¿han pensado en regalarle algo a su sufrida/o compañera /o por suplantar las labores del barbero y ahorrarse unos euros? Es lo que ocurre con los gastos superfluos en las economías domésticas, que se eliminan rápido; en las administraciones públicas no ocurre lo mismo y luego salen los boquetes contables.

Pero esto de la crisis está teniendo otros efectos, nada negativos y de lo más higiénicos, sacudiendo las telarañas de la mala gestión de lo público y mostrando suss vergonzosas consecuencias. También está empujando al revisionismo muchas cuestiones impensables de replantear cuando no había preocupación alguna. Quizás ya ha llegado la hora de modernizar los conceptos siguientes: disciplina, jerarquía, mando. La subordinación en las tareas, en el rango, no supone ni mucho menos la sumisión inquebrantable. El respeto a una cadena de mando no obliga a llevar el café al jefe o hacer los recados si a ese trabajador no le pagan por ello. Y menos si esos emolumentos salen de la caja común. Nos dicen a diario que no hay dinero para pagar profesores o médicos, pero sí se invierte en peluqueros…y de uniforme.

Pincha aquí para ver leer la denuncia de la AUGC

Los cabrones

2012 febrero 28
por Miguel Domingo García

Un profesor de la facultad de Periodismo de Sevilla nos contó una vez que el uso palabrotas en un texto, además de ser un riesgo de querella segura, está muy feo… Pero que a veces está justificado. Nos puso como ejemplo un artículo de opinión del ABC publicado tras un atentado de ETA, en el que se refería a los terroristas como hijos de puta.

Estos no son terroristas, ni mucho menos. Son unos niñatos de tres al cuarto. Unos cabrones. Pues le dieron una paliza a un chaval hace unos días en el Carnaval y le partieron los huesos de una pierna por el mero hecho de cantarles el estribillo de ‘Viva la Pepi!’. Ya saben, es Carnaval, la gente va contenta y en esos días hablas, cantas, bromeas y bebes con quien sea, le conozcas o no. Así, al menos, viví yo el Carnaval de Puerto Real cuando era un adolescente. Pero estos tipos debían de tener ganas de soltar adrenalina, y en lugar de estrellarse el cráneo contra un muro, que libera tela de adrenalina y nos libera a nosostros de indeseables, se dedicaron a estrellárselo a los demás. Por suerte, me cuentan pero no me lo han confirmado, la novia se tumbó sobre la cabeza de su novio y le salvó la vida.

La paliza fue bestia, desigual y desmedida. Cuatro (quizá más) contra uno. Le han causado heridas gravísimas, a un chaval de 22 años. Por lo general, este tipo de agresiones están tipificados en el artículo 150 del Código Penal, un delito que está castigado con una pena de entre tres y seis años de prisión. Si se le aplica el agravante por abuso de superioridad (eran más que él y aprovecharon que estaba en el suelo), lo más probable es que se pidan los seis años. Ojalá. Y Pepe, mucha suerte y mucho ánimo.

Un pasodoble no demagógico sobre Marta del Castillo, un rara avis.

2012 febrero 22
por Miguel Domingo García

Los carroñeros lo cantaron en el Falla, pero no tuve la oportunidad de escucharlos. Lo hice este fin de semana pasada en el K’serón del 3×4, en Cádiz. Me fascinó el pasodoble y así se los hice ver: “es el primero que no recurre a la demagogia”. Lo creo firmemente: en la letra, no piden la horca para los acusados por la muerte de Marta del Castillo, como otros sí han hecho, y recuerda que nunca debemos de perder de vista que estamos en un estado de derecho y sin pruebas, poco se puede hacer. Quizá no haya sido tan aplaudido como otros, más pasionales, más sentidos… Pero merecen un ¡Bravo!