Skip to content

Un Brian os ha nacido

2012 enero 2
por Andrés G. Latorre

Antes de que termine la Navidad era imprescindible hacer referencia a las películas que antes poblaban las pantallas de televisión por estas fechas. Ya mencionamos ¡Qué bello es vivir! (un año llegaron a proyectarlo de manera simultánea por Canal 2 Andalucía y por La2 en un bello caso de sincronismo cósmino), pero la lista es larga: ‘Jesús de Nazaret’, ‘Rey de reyes’, ‘La historia más grande jamás contada’… Incluso antes las televisiones eran más valientes y se atrevían con un ‘Quo Vadis?’ o un ‘Barrabás’  (película nada reconfortante, por otra parte).

Todo esto se ha ido perdiendo como lágrimas en la lluvia. Como se ha perdido el gamberrismo a la hora de programar, en estos días, La vida de Brian (recuerdo haber visto esta película ¡un Viernes Santo!) La película de los Monty Python, del año 1979, no es una burla, sino una fantasía sobre lo que le ocurre a un hombre que nace en la misma época y en el mismo lugar que Jesús. Repasan uno a uno los problemas de la época con el punto de vista de actual: ocupación romana, proliferación de mesías, atomización extrema de los grupos de resistencia judía (en palabras del Frente Popular de Judea: “Sólo hay una cosa que odiamos más que a los romanos… a los del Frente Judaico Popular).

El estreno de la película levantó las críticas de los sectores más conservadores de la sociedad, que acharon a los comediantes que se  habían burlado de Jesús de Nazaret. En unas desafortunadas declaraciones, y fruto del nerviosismo, un ejecutivo de EMI Films declaró que no financiarían una película que se burlada del “jodido Jesucristo” (sic). Finalmente, fue el ex beatle George Harrison el que pagó la película. Dijo que lo hizo porque quería ver una película así… “Ha sido la entrada más cara que he pagado en mi vida”. Los Monty Python insistieron hasta la saciedad en que no querían hacer una burla de Jesucristo (“habría sido muy aburrido, habría monopolizado el guion”, manifestaron), lo que no impidió que la película fuera prohibida en Irlanda y Noruega. En Suecia se estrenó con el siguiente lema: “Tan divertida, que la han prohibido en Noruega”. Sirva esta entrada para reinvindicar el famoso humor sueco, que se está perdiendo y es una pena.

Este vídeo tiene una de mis escenas favoritas. ¿Qué han hecho los romanos por nosotros?