Skip to content

El Carnaval de la mentira

2013 febrero 25
por nagrafojo

Echa el cierre. Con ganas y con coplas, algunas de verdad y otras de mentira. El Carnaval dice adiós y la ciudad vuelve a la normalidad, a la rutina. Realmente volvemos a la cruda realidad, la del día a día, la de la gente haciendo cola en los comedores sociales, en las asociaciones que reparten comida o frente a las oficinas del INEM. Volvemos a la ciudad donde van cuatro gatos a las manifestaciones y donde gobierna el PP y Teófila Martínez, elegidos democráticamente en las urnas y por mayoría absoluta. Desde hace unos años, el Carnaval se ha convertido en la gran mentira. Frente al periodismo cantado del que hablábamos hace unos años, las coplas han pasado a convertirse solo y únicamente en el fin que justifica un aplauso y, en consecuencia, un premio. En definitiva, demagogia barata. Si alguien intentase conocer nuestra ciudad a través de las letras que cantan nuestras agrupaciones en el concurso de los concursos, se formaría una imagen de ella que no tiene nada que ver con la realidad. De hecho, si fuera por lo que se canta en el Falla, todos pensaríamos que el Ayuntamiento está gobernado por la izquierda y que en Cádiz todos son republicanos y anti-monárquicos. La solidaridad también se perfila como uno de los grandes valores del gaditano, que por supuesto no comparte ni justifica la corrupción en ninguna de sus vertientes. Afortunadamente, en el Cádiz que pinta el Falla no hay economía sumergida ni hay nadie que no declare a Hacienda todo el dinero que entra en su casa. En esta ciudad, no hay iglesias ni curas, porque los gaditanos no van a misa y no son católicos, aunque después en Semana Santa están llenas las calles. Aquí no hay más religión que el cadismo, y por eso miles de gaditanos llenan el Carranza cada domingo. ¿De verdad alguien piensa que nos tragamos el cuento?. Pues todavía hay quien defiende que el Carnaval es la voz del pueblo, aunque imagino que no hablan del pueblo que vive en el Cádiz que comienza en la Plaza Fragela. Vamos, que no hablan de Cádiz.