Skip to content

El adiós de Aragón

2013 marzo 7
por nagrafojo

Juan Carlos Aragón ha anunciado en Radio Betis que el año que viene no participará en el Concurso del Gran Teatro Falla. El autor asegura que no concursará pero deja abiertas las puertas a sacar la comparsa en la calle o, al menos, eso es lo que está intentando gran parte del grupo, que gana mucho dinero con las actuaciones de la comparsa que más contratos tiene hoy en día. Aragón vuelve a insistir en la existencia de conspiraciones en su contra y manda varios recaditos a Antonio Martín y Ángel Subiela. Sin embargo, también habla de otras cosas en las que yo estoy de acuerdo, como la escasa preparación de los miembros del jurado o la proliferación de agrupaciones que más que de Carnaval, son de concurso. Están confeccionadas para ganar el concurso y poco más. Y lamentablemente esto se está premiando y poniendo en peligro la calidad del certamen, venida a menos de forma descarada. Me gusta que Aragón no esté dispuesto a aceptar esta tendencia y que por ello renucie al Falla. Quizás este descanso también le sirva para coger fuerzas, para no cometer los mismos errores y para renovarse, que siempre es bueno. Evidentemente, el Carnaval lo echará de menos, como a todos los grandes autores. Eso sí, la entrevista me parece de un peloteo excesivo. Os dejo el audio.

 

Un Carnaval de ‘Sálvame’

2013 marzo 5
por nagrafojo

Paz Padilla criticó duramente al Ayuntamiento de Cádiz en ‘Salvame’, uno de los programas de mayor audiencia de la televisión. Por la intervención policial en el Carnaval Chiquito y de paso les dejó un recadito: “para dos cabalgatas que nos ponen y un tablao, mejor que no hagan nada”. Últimamente nuestro Carnaval se lleva más críticas que elogios. Una pena.  Os dejo el vídeo.

 

El Carnaval de la mentira

2013 febrero 25
por nagrafojo

Echa el cierre. Con ganas y con coplas, algunas de verdad y otras de mentira. El Carnaval dice adiós y la ciudad vuelve a la normalidad, a la rutina. Realmente volvemos a la cruda realidad, la del día a día, la de la gente haciendo cola en los comedores sociales, en las asociaciones que reparten comida o frente a las oficinas del INEM. Volvemos a la ciudad donde van cuatro gatos a las manifestaciones y donde gobierna el PP y Teófila Martínez, elegidos democráticamente en las urnas y por mayoría absoluta. Desde hace unos años, el Carnaval se ha convertido en la gran mentira. Frente al periodismo cantado del que hablábamos hace unos años, las coplas han pasado a convertirse solo y únicamente en el fin que justifica un aplauso y, en consecuencia, un premio. En definitiva, demagogia barata. Si alguien intentase conocer nuestra ciudad a través de las letras que cantan nuestras agrupaciones en el concurso de los concursos, se formaría una imagen de ella que no tiene nada que ver con la realidad. De hecho, si fuera por lo que se canta en el Falla, todos pensaríamos que el Ayuntamiento está gobernado por la izquierda y que en Cádiz todos son republicanos y anti-monárquicos. La solidaridad también se perfila como uno de los grandes valores del gaditano, que por supuesto no comparte ni justifica la corrupción en ninguna de sus vertientes. Afortunadamente, en el Cádiz que pinta el Falla no hay economía sumergida ni hay nadie que no declare a Hacienda todo el dinero que entra en su casa. En esta ciudad, no hay iglesias ni curas, porque los gaditanos no van a misa y no son católicos, aunque después en Semana Santa están llenas las calles. Aquí no hay más religión que el cadismo, y por eso miles de gaditanos llenan el Carranza cada domingo. ¿De verdad alguien piensa que nos tragamos el cuento?. Pues todavía hay quien defiende que el Carnaval es la voz del pueblo, aunque imagino que no hablan del pueblo que vive en el Cádiz que comienza en la Plaza Fragela. Vamos, que no hablan de Cádiz.

Los premios paralelos

2013 febrero 19
por nagrafojo

Llama profundamente la atención que dos de los principales galardones que otorga la calle hayan ido a parar a dos agrupaciones que no han pisado la Gran Final. La comparsa ‘Los del piso de abajo’ se ha hecho con el Premio Cajonazo del Carnaval 2013 que otorga la peña La Tertulia de Doña Frasquita y la comparsa de los hermanos Márquez Mateo, ‘Los gatos callejeros’, se ha alzado con el premio a la agrupación más popular del Concurso. Una muestra más de que una gran parte de los aficionados no comparte el veredicto de un jurado que va a pasar a la historia por más cosas malas que buenas. Y además de este tipo de reconocimientos populares, no hay mejor consolación que pensar que lo queda en la memoria son las coplas y no los premios.

 

Drexler y Bienvenido

2013 enero 31
por nagrafojo

Ésta es la versión de la canción ‘Cai, creo que caí’, que el pregonero del Carnaval 2013, Jorge Drexler, ha grabado con la comparsa de Jesús Bienvenido. Podría estrenarse en el pregón. A mí me parece que suena de categoría…con final carnavalero, carnavalero.

Martínez Ares

2013 enero 31
por nagrafojo

Es evidente que se le echa de menos. Por su forma tan particular de ver el Carnaval y, sobre todo, por esas letras de pasodobles que te erizaba el vello y que aportaban un distintivo de calidad que difícilmente volvamos a ver sobre las tablas del Falla. Por eso, he encontrado esta canción que ha compuesto y que canta en el Pay-Pay, y me ha venido a la cabeza que ese tema podría aparecer hoy en día en uno de sus pasodobles. Aquí tenéis la crisis, desde la mirada de Antonio Martínez Ares.

 

Ganan los egos

2013 enero 29
por nagrafojo

Los tiempos están cambiando y las modas carnavalescas también. Reconozco que soy partidaria de la evolución y de los cambios porque son la piedra angular para construir un Concurso de futuro, actual y acorde a la época que estamos viviendo. Sin embargo, hay modas que ni comparto ni entiendo. Me está ocurriendo con la modalidad que levanta más pasiones, la de la comparsa, donde los egos de sus autores se anteponen año tras año al mensaje que deben transmitir sus agrupaciones. Antes era cosa de dos, ahora forma parte de la mayoría. Lo dicen las estadísticas. Siete de las once primeras comparsas de la clasificación del jurado de LA VOZ, se han cantado a sí mismas. El primer pasodoble del grupo, que antes servía para presentar la idea a través de algún piropo-poesía o criticar algo acorde al tipo, ahora se ha convertido en un «yo, mí, me, conmigo». Evidentemente, parte de la culpa de esta tendencia la tiene el público, por vitorear este tipo de coplas, y, por supuesto, el jurado, que cuando dan a conocer las puntuaciones, se descubre que son las letras más personales y morbosas las más valoradas. Si a esto le añadimos el «metacarnaval», el recurso literario más utilizado en los repertorios que se presentan hoy en día en el Gran Teatro Falla, llegas a la conclusión de que resulta muy complicado rellenar un CD para escuchar en el coche coplas que perduren, al menos, durante el año en curso. No hay mejor ejercicio para curarse de esta enfermedad ególatra que volver a escuchar uno de estos pasodobles de presentación cuando llega el mes de junio. Entonces tendrán que plantearse si vale todo por un simple momento de palmas enfervorizadas. Eso sí, lo mismo les valió para llevarse un premio.

 

 

¿Control o descontrol?

2013 enero 25
por nagrafojo

Dice un amigo en Twitter que Antonio Montiel, el presidente del jurado del Concurso, se ha convertido este año en el ATS del Falla con la cantidad de puntos que está quitando a las agrupaciones. La verdad es que más allá de la gracia, que la tiene, el tema es para reflexionar. Las penalizaciones se han convertido en un invitado más de esta fase clasificatoria y la principal razón es que se está aplicando el reglamento a rajatabla. ¿Esto quiere decir que en años anteriores, muchos grupos incumplían las bases y no pasaba nada? Pues parece que sí, porque la mayoría de los sancionados, que llevan décadas participando en el certamen, aún no se habían enterado de que el reglamento recoge que el tiempo de la actuación comienza a contar cuando se produce cualquier movimiento de expresión corporal por parte de los componentes de la agrupación. Pues bien, hasta ahora todos pensaban que el tiempo arrancaba cuando comenzaba a sonar la presentación del repertorio, que por otra parte, sería lo más razonable. Esto nos lleva a pensar que el gran concurso de los concursos de Carnaval está en manos del jurado de turno. El año que quieren aplicar los artículos a rajatabla, los aplican, y el año que no, pues no. Esto dice mucho de los que organizan el cotarro y de la poca seriedad que se le sigue dando a un espectáculo que genera más ingresos a los autores que un concierto de Sting, Maná o Julio Iglesias. En fin, siempre habrá cosas que mejorar. Mientras tanto, los grandes perjudicados siguen siendo los aficionados, ya que a partir de ahora, imagino que los grupos tomarán medidas y acortarán sus repertorios, ya sean buenos o malos.

Un gris sin aditivos

2013 enero 23
por nagrafojo

El arte de Cádiz este año tiene un solo color, el gris. Ni el rojo de los coloretes le hace sombra a un tono que representa el desparpajo, el descaro, la ironía y la creatividad de unos chirigoteros, que aunque sin nombres reconocidos, han conseguido sacar a flote la esencia de nuestro Carnaval. Han convertido un color triste, que recuerda a los uniformes de otro régimen y a la represión, en el mayor exponente de la libertad que ha pasado hasta el momento por las tablas del Gran Teatro Falla. El grupo de Lupo y compañía es este año mi bandera, la que representa el buen rollo y las ganas de cachondeo. Es la bandera de los que concursan con ilusión, de los que no entienden de competitividad y de los que, ganen o pierdan, te encontrarás en cualquier esquina de Cádiz cuando llega el momento del Carnaval de verdad. Este año, además de seguir defendiendo estos valores que los hacen una especie poco común en los tiempos que corren, lo hacen parodiando un musical tan conocido y con tantos años encima como Grease. Más de 30 años hace que Randal Kleiser llevó a la pantalla este mito cinematográfico, y en este tiempo a nadie se le ha ocurrido traducirla al gaditano. Y, por supuesto, nadie mejor para encarnar a John Travolta y Olivia Newton-John, que el tándem chirigotero formado por Popo y Lupo, ilustres intérpretes del Carnaval de Cádiz y, desde el día de la actuación, grandes estrellas del musical. Ahora habrá que ver si obtienen alguna recompensa, aunque la del cariño del público ya la tienen. Las lágrimas que soltaron muchos de los aficionados que presenciaron su actuación será un gran botín para una modalidad que vive de la risa. No lo olvidemos.

 

Vergüenza ajena

2013 enero 21
por nagrafojo

Vergüenza ajena sentí ayer cuando vi la desagradable encerrona en la que Fali Pastrana metió tanto al pregonero como al queridísimo Love. Cantar un cuplé pidiendo el nombramiento del chirigotero como pregonero, mientras que en el palco de enfrente se encuentra el que ha sido elegido para esta labor, es de ser poco elegante. En primer lugar, porque el cantante uruguayo no ha pedido ser pregonero, sino que se lo ha ofrecido el Ayuntamiento de Cádiz, que en todo caso debe ser a quien se debe criticar por esta elección. Y, en segundo lugar, porque en una buena crítica no se recurre a tirar a uno para encumbrar al otro. Entiendo que es efectista y que un teatro tan chaquetero como el Falla, lo aplaudirá a rabiar y lo respaldará al grito de «pregonero, pregonero», pero lo que está claro es que los gaditanos quedamos muy mal. Y si además se trata de un pregonero internacional, como Jorge Drexler, pues también quedamos como grandes catetos. Desde luego, el gran vencedor de la noche fue el propio Drexler, que respondió como un caballero, saliendo enseguida a saludar y a presentarse a las integrantes  de la comparsa ‘La ola’. Hasta el concejal de Fiestas, Vicente Sánchez, tuvo que acercarse al palco donde se encontraba para darle explicaciones, aunque al elegante pregonero no le hicieron falta, porque entiende que esto forma parte de nuestra fiesta. Tampoco creo que la letra le hiciera ningún favor al Love, que sabe de sobra que es un referente para el Carnaval y que muy pronto subirá a las tablas del escenario de la Plaza de San Antonio para dar lecciones chirigoteras, pero con clase. Como él sabe.