Capítulo L: El Estado de las Autonomías

Desde los albores del constitucionalismo español hasta la Transición, la lucha fratricida de «las dos Españas» fue un mal perenne que aquejó a nuestra patria. Incluso hoy, tristemente, continúa plenamente vigente. Aquel famoso cuadro de Goya, Duelo a garrotazos, sin duda estuvo presente en la mente de los constituyentes al elaborar la norma jurídica suprema de 1978. Disputa en la que nadie gana y pierde siempre España. Muchos en aquellos instantes, mediante el perentorio consenso, ingenuamente creyeron adentrarse en la Tercera España. Aquella Tercera España definida por Salvador de Madariaga como la de la libertad, la integración y el progreso. (Leer más)

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.