Ibiza. Dos años despues vuelvo de Mallorca

Vaya como me encuentro la isla. Ayer por la tarde llegué desde Mallorca. No se cómo narices cabe tanta gente en el aeropuerto. Con lo tranquilito que estaba el de Mallorca, ha sido pisar tierra, recoger la maleta (abusivo lo de las compañías aéreas con el equipaje), y salir esquivando una cola más grande que la terminal. Pones un puesto de churros gratis y seguro que hay menos cola que para pillar un coche de alquiler.

La parada de taxis está en el mismo lugar. Los taxis no. “Hoy anunciaban huelga de taxis, pero no aquí”. Ni huelga ni leches. Los taxis llegaban con cuentagotas. Pues al autobús. Hora y media. Pensaba que iba a dar una sorpresa a la familia y me la he llevado yo. Antes de llegar a Eivissa hemos pillado un atasco. Un accidente estaba cortando la carretera. No parecía grave. Era una rotonda pero en esta isla nadie está dispuesto a menear el coche si no aparece la Guardia Civil. Mucho menos si encima es de alquiler. Como lo muevas prepárate a decirle adiós a la fianza.

Por fin veo el campo de fútbol y un restaurante de comida rápida, al que me niego a publicitar. Hasta los topes. Al llegar a mi barrio lo he encontrado distinto. La mayoría de los pequeños comercios o ya no son pequeños o ya no existen. Han cerrado tantos que parece otro barrio. En su lugar hay locales de empresarios extranjeros. Ahora ya no me hace falta visitar Marruecos, lo tengo justo debajo. De hecho anoche se escuchaban los gritos del partido de fútbol y os aseguro que no eran alemanes.

No entiendo como en plena crisis emigran los españoles y se queda media África. Quizás estén más acostumbrados que nosotros a estos menesteres.

Visita a la familia (ahora sé que sentían nuestros ancestros al volver de Alemania) y a despertar un piso cerrado dos años. Vuelvo para quedarme. En pleno mes de Julio. Quizás esta ya no sea la Ibiza que yo esperaba encontrar. En un rato me iré a la playa. Espero que aún no hayan cambiado el horizonte por un par de plataformas petrolíferas.  Si no están, prometo intentar que no las pongan. La isla ya ha cambiado lo suficiente y no tengo ninguna intención de volverme a Mallorca. Prometo contar más.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.