Sobre lo efímero y lo inmutable

Todo pasa, lo bueno y lo malo… y lo “normal” también. Una mariposa golpeó el vidrio de mi ventana, luego voló hacia la luz. Ella no sabé que va a morir, pero todo su imponente juego de seducción, acabará en breve.

Si miramos hacia atrás, la vida es una exposición de fotografías. Pequeños flashes que nos hablan de lo felices que fuimos, de lo que sufrimos, de lo que tuvimos que aprender a los golpes, de esa emoción irrepetible que sentimos tan fuertemente que nos desbordaba el pecho y que ya no podemos volver a sentir. Pero el culto al pasado es riesgoso. Es riesgoso porque habla de un persente inconcluso, de proyectos que no pudieron ser. De fracasos o de éxitos que se disolvieron como sal en el agua. Es un espejo peligroso. Y el culto al futuro es todavía peor. Angustiante.Es un juego de probabilidades en donde hay una única certeza final: la périda. enlaceLo único eterno es el presente. Permanece inmutable y estéril. Es difícil saber si esto significa acaso algo. Por todo esto los budistas intuyeron que el deseo es sufrimiento. Pero si la solución es eliminar el deseo… ¿Deberíamos erradicar las ilusiones, los sueños, los desafíos, las pasiones… como si fueran enfermedades mortales, trampas implacables, calles sin salida? ¿No será un costo demasiado alto? Me pregunto si es el nirvana es un acto de cobardía. Otra vez, los rayos de sol pegan en mi ventana. Percibo algo en el aire. Es la eternidad de este instante.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.