Skip to content

Capital humano

2012 marzo 5
por jccarrillo

En relación al artículo de Rodríguez Molina que publicamos hoy, no puedo dejar de realizar una reflexión sobre el Nazareno de Santa María. Sin duda es una de las cofradías más sobresalientes que tenemos en la ciudad. Lo digo por encima de pasos, enseres y demás criterios artísticos. El Nazareno tiene el mayor capital que pueda desear cualquier cofradía: la devoción de un barrio entera. Esa que cautiva a todos por igual, por encima de ideologías, clases sociales y creencias. Porque, aunque pueda resultar contradictorio, no es difícil encontrar gaditanos que no ocultan que no son “católicos practicantes” (nunca me ha gustado ni he entendido esta expresión, se es católico o no se es) pero que no pueden faltar a su cita semanal con el Nazareno. La cofradía sabe fomentar y acrecentar esta devoción impretérrita a los años. Ahora solo cabe esperar que el barrio no se olvide que el Nazareno sin sus monjas de Santa María, no está completo.