Skip to content

Andalucía, Sicilia y las elecciones autonómicas

2012 marzo 22

En una entrevista que le hice a la candidata del PA a las autonómicas, Pilar González, ésta recurrió a la célebre frase que Tancredi le espeta a su tío el príncipe Salina en el ‘Gatopardo’ para defender su posición ‘garibaldina’ en la reunificación de Italia. Se refería la candidata andalucista al cambio de unas siglas por otras en Andalucía en el eterno círculo vicioso del bipartidismo. Eso sería, aseguró, “cambiar algo para que todo siga igual”. La celebérrima frase del libro de Lampedussa fue popularizada hasta tal punto por la deliciosa versión cinematográfica de Visconti, que hoy todos la recordamos saliendo de los labios de ese gigante -en todos los sentidos- que es Burt Lancaster. El príncipe Salina queda conmocionado por la agudeza de su atractivo sobrino Tancredi (Alain Delon) y las palabras quedan grabadas a fuego en su mente, como se puede comprobar luego en el discurso con el que declina amablemente la proposición de ser nombrado senador.

 

Andalucía bien podría ser la Silicia de España, por muchas razones y una de ellas siempre ha sido el inmovilismo. No hay más que ver cuántos años se han mantenido en el sillón del poder las mismas siglas. ¿Quieren de verdad cambiar los andaluces, o como los sicilianos se creen perfectos, se creen dioses y odiarán para siempre a todo aquél que ose despertarlos de su eterno sueño? ¿Decidirán cambiar algo para que todo pueda seguir igual, como en el ‘Gatopardo’?

El domingo tendremos la respuesta a la pregunta. Una respuesta que, en principio, parece cantada, a tenor de las encuestas y sondeos.