Skip to content

El camarote municipal

2012 marzo 19

Durante una entrevista hace pocos meses con la alcaldesa en su despacho, recuerdo que me dijo: “Mira, este despacho es como el camarote de los hermanos Marx. Mientras yo estoy aquí firmando papeles o haciendo esta entrevista, por una puerta entra la secretaria y por la otra un delegado…”. A la segunda pregunta, su profecía se cumplió: por una puerta apareció alguien con un montón de papeles y, mientras se disculpaba y firmaba, atendía un asunto urgente por el teléfono móvil. Pocos minutos después apareció un teniente de alcaldesa, luego otro y, bingo, al final el despacho se acabó pareciendo al camarote de la antológica escena de ‘Una noche en la ópera’.

La imagen me ha venido a la cabeza al hablar con los alcaldes pedáneos. Todos ellos van a intentar que los reciba la alcaldesa, la delegada del Medio Rural u otro responsable municipal. Es lógico. La situación de las siete entidades locales es alarmante, peor todavía que la de Jerez. Igual que la de los empleados municipales, las concesionarias, los proveedores y una lista sin fin. Al final, ante tanto caos económico, tendrán que recurrir a aquello de “la parte contratante de la primera parte” (perdonen el “marxismo”, ya les advertí en la presentación del ‘blog’) para despistar un poco y marear la perdiz mientras encuentran soluciones.