Skip to content

La falta de datos es la que genera incertidumbre

2012 marzo 28
por ccherbuy

Soy muy crítico con el Ayuntamiento. Sería absurdo negar lo contrario, pero lo soy porque es la administración de la que depende la gestión de la ciudad en la que vivo. También soy crítico con otras administraciones cuyas actuaciones dependen de su responsabilidad, pero está claro que el Ayuntamiento recibe más. Y esta vez nuevamente voy a mostrar mi disconformidad por la parte que me afecta con el Consistorio. Cierto que es el Estado el que ha obligado que los consistorio realicen los temidos planes de ajustes, pero creo que el equipo de Gobierno es el responsable de la inquietud que existe en torno a este tema en una ciudad, que no debería de estar tan alarmada. El problema es sencillo, si no hay información lo que se generan son incertidumbres y rumores que al final desvirtúan el mensaje.

Todo viene a relación de que el Ayuntamiento ha presentado hoy por fin su plan de ajustes, tras semanas en busca de datos, de un tira y afloja y de otros asuntos. Pues bien, tras la expectación creada no se ha quedado nada claro, o mejor dicho todo es muy generalista y ese es un problema. Sobre todo cuando se hace por miedo a generar alarma, porque al final se genera aún más. El funcionario ya da por hecho de que le van a tocar el sueldo (igual que todo ciudadano sabe que el político que llegue va a robar en mayor o menor medida y a hacer chanchullos), lo mejor es despejar las incógnitas de una vez. El Consistorio asegura que esta medida supondrá un ahorro de unos 630.000 euros y que no es que sea causa del plan de ahorro sino de una sentencia del supremo. Todo eso está muy bien, pero el funcionario lo que quiere saber es qué le supondrá al mes, y eso sigue sin saberlo. Los que no manejamos números con cierta soltura, siempre sentimos que cuando alguien que lo maneja nos lo explica nos da algo de coba. Por ello, si no sé es claro y contundente en el mensaje se desvirtúa. En fin que el funcionario pensará que se tienen qué recortar dinero pero de dónde y cuándo, son las incógnitas a despejar.

Es igual que le ocurre al ciudadano que quiere saber en qué tasas e impuestos afectarán. Qué subirá. En la comparecencia pública también se dijo que el IBI subirá aunque por dictamen del Estado y se dejó entrever que habrá tasas que subirán y la única que se despejó fue la de las instalaciones deportivas. el incremento debe conseguir reunir más de 240.000 euros. Demasiado dinero para que el ciudadano se haga una idea. Como mínimo el tanto por ciento de media de subida de instalaciones y mucho mejor si se traduce en un “pues significa que más o menos alquilar las pistas valdrán un euro más”. Esa es la duda del ciudadano, sino se genera rechazo al no ser asimilada con facilidad. Por ello al final lo que se generan son comentarios como: “¿De dónde van a recortar para eliminar el gasto en más de tres millones?” o sale nuestra vena de negar algo afirmándolo tres veces “sí aro que sí”.

No solo es importante saber qué decir y qué callar, sino que también cuándo decir y cuándo callar. Si lo que se pretende es esperar a que pase el temporal sin decir los daños que causará y sin saber cuándo vendrá otro, la población vivirá los días de Sol acojonados de que venga un huracán