Skip to content

La plantilla del Arcos decide no entrenar esta semana por los impagos

2012 enero 3
por danianelo

Lo que le faltaba al Arcos era una huelga de sus jugadores. Después de las últimas salidas de hombres importantes como Bocardo, David Navarro o Benítez, entre otros, hoy se ha sabido que el grupo ha decidido no ejercitarse esta semana como medida de protesta por los impagos que sufren, ya que la directiva les adeuda una nómina y media.

Pese a todo, han confirmado que se desplazarán el domingo hasta la capital de Andalucía para medirse al Sevilla C, en el que será el primer encuentro del año y de la segunda vuelta para el equipo que entrena Ángel Oliva, que ha tenido que hacer frente a un problema más de los muchos que se ha encontrado desde que decidiera regresar al banquillo del conjunto serrano.

Partido disputado por el Arcos en San Fernando.

La disyuntiva radica en la falta de acuerdo existente entre la directiva en funciones que preside Ángel Castro y el Ayuntamiento, dirigido por José Luis Núñez. La subvención de 20.000 euros que estaba prevista que saliera de las arcas del consistorio finalmente no podrá hacerse efectiva, puesto que la tesorería del municipio arcense cuenta con muchos problemas. La solución que se ha ofrecido, según se ha hecho público en los medios de comunicación, es que el Ayuntamiento ingrese 1.200 euros mensuales al equipo, decisión que no ha dejado contento a nadie.

Por este motivo, además de porque el delegado de Deportes de la localidad, Domingo Jesús González, al parecer actuó de manera que no fue del agrado de los representantes del equipo en una reunión mantenida el lunes en el Antonio Barbadillo, el plantel ha decidido plantarse y no se ejercitará en estos días previos a la vuelta de la competición.

Una decisión que puede resultar muy perjudicial e incluso negativa para sus propios intereses, puesto que el Arcos se encuentra en una situación de riesgo en la clasificación, con el descenso pisando los talones, y si esta situación se prolongara en el tiempo podría poner en peligro la continuidad del equipo en una categoría que le costó recuperar, puesto que tuvo que beneficiarse del descenso administrativo del Puerto Real para ello.

Deben servir de precedente las 13 temporadas que el equipo deambuló por las categorías preferentes antes de su anterior etapa en Tercera, también de la mano de Oliva, en la que incluso estuvo cerca de hacer historia y ascender a Segunda B.

El caso es que la situación económica, unido a que la plantilla tuvo que formarse para competir en Tercera a marchas forzadas y que, para colmo, se han marchado sus pilares más importantes, han desestabilizado a un equipo que comienza el año con muchas dudas y que tiene toda una segunda vuelta por delante que estará llena de baches.

Quizás la solución sea apostar por la juventud y los jugadores de la zona, como ya se hizo con la marcha de Bocardo, Navarro y demás pesos pesados, y confiar el objetivo de la salvación en su hambre de fútbol y sus ganas de triunfar en la categoría. Desde luego que el partido que pude verle esta temporada, en Bahía Sur ante el San Fernando, me causó una muy buena impresión e incluso el Arcos fue merecedor de la victoria de no ser por todo lo que perdonó delante de la meta de Zamora.