Día 8: En casa

Ha llegado el final de nuestra aventura. Hoy a las 11:30h llegábamos a Afanas Cádiz entre la lluvia (esa fiel amiga nuestra) que caía en la tacita. Y allí estaban todos, aplaudiéndonos, jaleándonos y las gaitas gallegas sonaban de fondo y nuestros compañeros del colegio nos recibían con una pancarta en la que se podía leer “bienvenidos a Cádiz, campeones”.

Lágrimas, abrazos, besos y mucha, mucha alegría, eso hemos vivido esta mañana. Se ha acabado el Camino de Santiago y volvemos con la gran satisfacción de haber conseguido llevar a cabo el proyecto. Hemos caminado 113 kilómetros y obtenido la Compostela, pero también hemos conocido a otros peregrinos, a los que hemos animado durante el camino, nuestros lazos de amistad se han reforzado, hemos sido autónomos, y hemos demostrado que somos capaces de lo que nos propongamos. Sin límites. Caminando juntos.

Gracias a todos por apoyarnos, por creer en nosotros, por animarnos en la distancia. A todos los que habéis hecho posible que volviésemos caminando juntos a desde Cádiz hasta Santiago. Muchas gracias. Porque nuestro éxito es también el vuestro.

Día 7: ¡Y llegamos a Compostela!

Tras seis días de duro peregrinaje, con 113 kilómetros en nuestras piernas, hoy hemos llegado a Santiago de Compostela. La entrada en la ciudad ha sido espectacular y nos hemos emocionado mucho al ver cómo peregrinos y visitantes nos vitoreaban y aplaudían por sus transitadas calles, hasta la misma Plaza del Obradoiro, mientras portábamos orgullosos la bandera de nuestro Colegio Afanas Cádiz. ¡Qué felicidad!

Después de la visita obligada a la Catedral, donde hicieron mención a nuestro proyecto antes del comienzo de la Misa del Peregrino de las 12h, fuimos a la recepción con el director del Parador Nacional de Santiago, al que le hicimos entrega de una de las camisetas con nuestro lema “Volvemos caminando” y una pequeña placa. Allí nos enseñaron y explicaron todo lo que guardan en el interior de sus paredes.

Acto seguido, a almorzar, y cuando terminamos, rumbo a comprar los típicos regalitos para nuestros familiares, aunque sabemos que sus mejores regalos (nosotros) están ahora mismo en un autobús de vuelta a Cádiz, lo que les llena “de orgullo y satisfacción”, como decía el rey Juan Carlos.

La alegría reina en este autobús de vuelta porque hemos conseguido el objetivo principal que nos propusimos. Asimismo, estamos muy felices por volver a nuestro cole, porque dentro de muy pocos horas vamos a volver a abrazar a nuestros padres y familiares. Pero también nos da algo de pena, porque ya se termina ésta experiencia maravillosa, inolvidable, única e incomparable.

Durante todas las etapas la convivencia con los compañeros, maestros y demás peregrinos ha sido fantástica. Además de demostrarnos y demostrar de cuánto somos capaces. Las adversidades que hemos encontrado en el Camino pueden asimilarse a las que tenemos en nuestra rutina diaria y ha quedado claro que, tan sólo con un poco de ayuda o simplemente con que se nos dé la oportunidad, somos capaces de superarlas.

Mañana, si nuestra compañera de camino la lluvia nos lo permite, llegaremos a nuestro Cádiz a las 11h, justo a la plaza de Asdrúbal, donde esperamos a todos aquéllos que puedan venir a recibirnos para darnos la bienvenida. Y desde allí caminaremos en formación hasta nuestro colegio. Pero todo eso mañana, aún nos queda un largo camino de vuelta por recorrer, siempre, caminando juntos.

 

Día 6: A las puertas de Santiago

Como ya se nos va notando el cansancio (aunque la ilusión sigue intacta) hoy el toque de corneta ha sido más tarde, lo que agradecemos mucho. Así pues, a las 10 de la mañana nos pusimos a andar desde Arca (Pedrouzo) hacia Monte do Gozo, para recorrer los 16 kilómetros previstos de la etapa de hoy, entre impresionantes valles, bosques y montañas.

Sabíamos que nuevamente la lluvia tenía intención de caminar con nosotros, así que nos dividimos en dos grupos para, unos hacer el recorrido completo y los demás haríamos parte del mismo hasta Monte do Gozo. Pero nuestro gozo en un pozo, debido a la poca amabilidad y calidad humana de la persona que se encargaba del complejo en el lugar en el que, en principio, íbamos a terminar la etapa de hoy. No queremos extendernos más en su trato hacia el equipo, porque no merece la pena, pero ha ocasionado que hayamos tenido que ampliar nuestra ruta hasta casi llegar a Santiago de Compostela. Por lo tanto, hemos caminado 4 kilómetros más de la distancia prevista, en total, 20 kilómetros. Y ahora estamos alojados en un gran albergue a las puertas de la ciudad de los peregrinos, llamado Seminario Menor.

Nos han contado que en Cádiz han caído chuzos de punta, pero aquí casi hacemos nuestra etapa en canoa. A pesar de ello, estamos contentísimos porque sabemos que mañana haremos nuestra entrada triunfal oficial, de lo que os informaremos puntualmente. Familia, amigos, profesores, cuidadores, queremos que sepáis que, caminando juntos, hemos superado con éxito las dificultades y adversidades que hemos encontrado a lo largo del día de hoy, lo que también era uno de nuestros principales objetivos cuando comenzó este proyecto.

Estamos felices. Tanto, que Óscar dice que le da pena que no queden más kilómetros por recorrer. “Pongo a Dios por testigo que lo hemos conseguido”, afirma Francisco. Mientras, Manolito sigue con sus prácticas de conducción y mañana, justo a la salida de la Catedral, será examinado para obtener el carnet de furgoneta. Todos pensamos que lo conseguirá, porque por falta de horas de práctica no va a ser.

Mañana a las 13h tenemos una recepción en el hotel Parador de Santiago, donde nos recibirá su director, al que haremos entrega de una placa de agradecimiento por la acogida que dieron en 2007 a los compañeros que realizaron el Camino en su primera edición.

Ahora nuestros profes nos han llevado a Santiago para homenajearnos con la cena que nos merecemos y después volveremos en taxi al albergue. Así que nos despedimos al son de las gaitas gallegas. Un beso botafumérico para todos.

 

 

Día 5: Un despertar improvisado

Hoy no hizo falta el toque de diana floreada que nuestro profe José Luis se encarga diariamente de entonar, ya que un grupo de peregrinos poco respetuosos que compartían albergue con nosotros hicieron todo el ruido posible para desvelarnos a las 5:45h de la fresca mañana de este sábado. En situaciones como ésta nos planteamos quiénes son los que necesitan integrarse en la sociedad. En fin…

Así las cosas, después del desayuno nos pusimos en marcha desde Arzua hasta Pedrouzo. A pesar de las paradas que hemos realizado durante el recorrido para disfrutar de estos espectaculares paisajes y llevárnoslos a Cádiz bien grabados en las retinas, a las 14h ya habíamos recorrido los 20 kilómetros de la etapa de hoy. Teniendo en cuenta este ritmo estamos pensando seriamente en participar en los próximos Juegos Olímpicos en la modalidad de marcha. ¿Qué os parece la idea?

Al parecer mañana va a llover mucho y quizá tengamos que modificar el itinerario, pero lo que tenemos claro es que llegaremos a Monte do Gozo y pasaremos allí la noche, en un complejo de lo más funcional y con unas vistas impresionantes, muy cerquita de nuestra meta final, Santiago de Compostela.

Nos queda muy poco para alcanzar nuestro objetivo, por lo que estamos más motivados que nunca. Como se dice en Cádiz, lo vamos a conseguir, “no ni ná”. Y seguiremos por el Camino, haciendo amigos a los que animamos a seguir caminando juntos mientras cantamos “campeones, campeones…”, andando a su lado.

¡Hasta mañana! Un besazo enorme para todos.

¡Ah! se nos olvidaba comentaros que hoy Manolito no ha podido dar ninguna clase de conducción de furgoneta porque ha estado caminando con nosotros. Ahora sí, nos despedimos por hoy, agradeciendo vuestro apoyo en la distancia, que no es tanta porque estáis en todo momento en nuestros corazones.

 

 

Día 4: Y llegó la lluvia

 

Tras una noche de sueño reparador despertamos de nuevo a las 7 de la mañana para ponernos en marcha y caminar los 15 kilómetros de la etapa de hoy, desde Melide hasta Arzua.

Teniendo en cuenta las previsiones meteorológicas nos organizamos en dos grupos: por una parte, los que realizamos la ruta completa a pie y, por otra, los que les dimos encuentro para hacer los últimos kilómetros juntos.

Ya os dijimos ayer que sabíamos que la lluvia quería conocernos, pero debe ser que le hemos gustado bastante porque no nos ha abandonado ni un solo instante a lo largo de este viernes. No obstante, la verdad es que no nos ha molestado (vamos perfectamente equipados con nuestros chubasqueros como podéis ver en las fotos) y el agua nos ha dado la oportunidad de disfrutar de estos maravillosos paisajes con una gama de colores que sólo la naturaleza es capaz de plasmar. Así que bien merecía la pena conocer y andar junto a nuestra nueva y húmeda compañera.

A medio día ya estábamos en Arzua, así que nos pegamos una ducha y almorzamos de categoría, para después irnos al albergue a descansar. Mañana nuestro siguiente destino será Arca Pedrouzo, a 19 kilómetros del pueblo que hoy nos acoge. Pretendemos llegar antes de las tres de la tarde, pero no creemos que mucho antes, porque nuestros profes están todo el recorrido haciéndonos parar para las respectivas sesiones de fotos y vídeos. ¡Como los famosos!

Que sepáis que Manolito sigue haciendo progresos en sus clases prácticas de conducir la furgoneta, aunque aparcar en batería aún se le resiste. Y hay algo que a todos nos quita el sueño (y nunca mejor dicho), ¿quién es el que ronca tanto? Esta misma noche intentaremos salir de la duda.

Y hasta aquí el diario de hoy. Vamos a dormir que mañana seguimos caminando juntos. ¡Santiago de Compostela está cada vez más cerca! Nos despedimos con un gran beso para todos. Os queremos mucho.

Día 3: Haciendo amigos

 

Fresquita estaba la mañana cuando ha tocado diana, a las 7 en punto (estos maestros, ni un minuto se atrasan). A recoger, desayunar y ponernos en marcha. Desde Palas de Rei hasta Melide, en total “sólo” 15 kilómetros, “chupao” teniendo en cuenta los 25 que anduvimos ayer. Y tanto andar, como es lógico, se nota en nuestras piernas, pero no en nuestra ilusión ni entusiasmo.

¡Qué contentos nos ponemos cuando nos volvemos a encontrar con los peregrinos que hemos conocido estos días! “¡Olé campeones! ¡Esos gaditanos buenos! ¡Sois la alegría del camino!” nos dicen cuando nos cruzamos con ellos. Algunos nos han comentado que tienen la suerte de coincidir con nosotros en la llegada a Santiago de Compostela y que irán a vernos entrar en la Catedral. Es normal, nadie que tuviese la oportunidad se perdería tamaño acontecimiento.

Y así hemos ido realizando la etapa de hoy, a muy buen ritmo y entre fotos, vídeos, saludos y abrazos a todos esos amigos que estamos teniendo la suerte de conocer. Kilómetro tras kilómetro la eterna sonrisa de Rosario, todo tesón y corazón.

Como somos unos cracks, hemos llegado a nuestro destino, Melide, a la hora de almorzar, así que hemos podido descansar y ver tranquilamente este precioso pueblo. Pero antes de llegar, ¡qué paisajes hemos visto, familia! Fijaos cómo será esto de bonito que Luis Chinchilla dice que tiene claro que se vendrá a vivir a uno de estos bosques. Hoy apenas ha llovido y la temperatura ha sido muy llevadera. Por lo tanto, hemos podido disfrutar de estos bosques encantados y tapizados de tonos preciosos. Y de fondo, la banda sonora de las aves que en ellos habitan. Os damos envidia, ¿a qué sí?

Manolito ya casi sabe conducir la furgoneta, de este viaje se saca el carnet. Pablo loco por comerse una tortilla de papas… hasta que vio la tablilla de pulpo a la gallega (o ‘a feira’ como dicen por estos lares) y dijo que la tortilla se la comiera un guardia de cartón. Y así podríamos contaros miles de anécdotas de todos y cada uno de nosotros… A lo mejor mañana os las contamos.

Hay previsión de lluvia para los días que nos restan de camino y, ¿sabéis lo que decimos? que bienvenida sea la lluvia que también quiere conocernos. Le enseñaremos cómo se llega a Santiago de Compostela caminando juntos.

Y mañana otros 14 kilómetros, hasta Arzua. Ya os contaremos cuando lleguemos. Padres, madres, familias, amigos, compañeros, cuidadores y maestros del cole, ¡un beso enorme de estos peregrinos gaditanos!

 

Día 2: La etapa reina

 

Dice el refrán que “mañanita de niebla, tardecita de paseo”, y ¡vaya paseo el que nos hemos dado hoy! 25 kilómetros. Ni más ni menos. O, como muy bien ha dicho Luis, “¡qué pechá de andar, Dios mío de mi alma!”.

A las 7h sonaba el despertador, hemos desayunado bien para coger fuerzas, previendo el largo día que nos esperaba y, a las 8:30h nos hemos puesto en marcha, saliendo de Portomarín con destino a Palas de Rei.

Una espesa niebla al principio, que se ha hecho más suave después hasta desaparecer nos ha acompañado en la primera parte del recorrido, de montaña e inmensos bosques verdes, después de la que hemos pasado a una zona poco sombría y con rectas interminables. Hemos almorzado a las 13:15h en Gonzar; un poco antes de lo previsto, pero era una parada más que necesaria para coger fuerzas. Después de comer, nueva aplicación de protector solar, sesión de cremita de rodadura, charla motivadora de los maestros (¡que ríete tú de Simeone anoche al Atleti!) y ¡a seguir caminando juntos!

El calor apretaba y aún nos quedaban bastantes kilómetros por delante, por eso nada mejor que hacerlos cantando. Y así hemos seguido, con fuerzas y sin descansar, sabiendo que la de hoy era la etapa más larga de todo el recorrido y que mañana “sólo” serán 14 kilómetros los que tendremos que recorrer.

Eran las 20:10h cuando llegábamos al albergue de Palas de Rei. Manolito se ha retirado un poco antes, a causa de las agujetas. Y es que, ¡menudo palizón! ¡Vaya pechá de andar! ¡Hasta las cejas nos duelen! Pero la recompensa ha valido la pena. Ahora a ponernos “púos” de pulpo, que nos lo hemos merecido. Mañana os contaremos más.

 

 

Día 1: Empezamos el Camino

 

Hoy hemos realizado la primera de las etapas que nos llevarán a Santiago de Compostela. La mañana estaba bastante fresca en Sarria cuando nos bajamos del bus a las 7h. Allí desayunamos y recogimos las credenciales de peregrino antes de encarar los 24 kilómetros de ruta. Mientras comenzamos el camino, dos de nuestros monitores fueron a Lugo a recoger la furgoneta de apoyo que lleva el equipaje, enseres y ¡hasta un jamón!, porque de todos es sabido que los peregrinos tienen que alimentarse bien.

Sobre las 15h hemos almorzado en Ferreiro, disfrutando de la naturaleza y de las bromas y buen humor de nuestros compañeros. Y después de comer, en marcha otra vez. El profe Enrique se fue en la furgoneta, para llegar antes al albergue Ferramenteiro de Portomarín, para reservar la estancia y descargar el equipaje. Rosario y Manolito, que habían hecho la parte más dura como campeones, le han acompañado.

Algo antes de las 20h llegábamos el resto al albergue, felices por haber recorrido una de las etapas más duras y bonitas de las que tendremos que hacer estos días. Nuestros profes dicen que nos admiran mucho y que siempre les sorprendemos porque el cansancio solo nos dura un minuto, para después cambiar las quejas por sonrisas y abrazos.

Ahora una buena ducha, a cenar y a dormir, que mañana a las 7h comenzamos la segunda etapa. ¡Seguimos caminando juntos!

Día 0: En Ruta

 

Eran las 17:30 de hoy día 2 de mayo cuando, en la puerta de Afanas Cádiz, decíamos “hasta pronto” a nuestros familiares y amigos e iniciábamos esta aventura. Nos espera un largo viaje, de Cádiz a la localidad lucense de Sarria (del que ya llevamos un buen trecho), pero nos sobran ganas y alegría para encararlo. Mañana por la mañana llegaremos a nuestro primer destino, desayunaremos y emprenderemos la primera etapa del Camino de Santiago, 22 kilómetros que terminaremos en Portomarín.

Somos Luis Chinchilla Pérez, Sergio Jiménez Pérez, Francisco Herrero Sanromán, Manuel Jesús Ramirez Arroyo, Piedad Merino, Ignacio Garcia-Villaraco Marín, Diego Guerrero Pomares, David Lopez Devesa, Oscar Rodríguez Rodríguez, Pablo Diaz Garcia, Jonathan Menor Chulian, Rosario Mendoza Butrón, María Gálea Guisado, Alfonso Pavón de la Sierra, Juan Paez Fornel, Noemí Gómez-Lobato González y Marta Ibáñez Alfaro, con nuestros monitores José Luis Rojo Rodriguez, Francisco Melendez Sanchez, Isabel Lemus Lopez, Carmen Cortejosa Valverde, Concha Rubio Rodríguez, Enrique Cantizano Temblador. Llevamos varias semanas entrenando para estas jornadas en las que conviviremos en un contexto diferente al familiar y escolar, cooperando y siendo autónomos y responsables, conservando el medio ambiente, pondremos en práctica los aprendizajes llevados a cabo en el colegio, seremos autónomos, aprenderemos a realizar actividades en grupo y conoceremos y respetaremos la riqueza cultural, socioeconómica e histórica de España.

Tenemos 113 kilómetros por delante, pero caminando juntos lo conseguiremos.

Una nueva aventura hasta Santiago

Caminando Juntos desde Cádiz a Santiago, Afanas

Desde Cádiz a Santiago

Los alumnos del Colegio de Educación Especial Afanas de Cádiz se calzan las botas y, tras muchos preparativos, regresan del Camino de Santiago. Casi diez años después de la primera aventura que realizaron allá por el año 2007, repiten proyecto educativo y vital por el que una veintena de jóvenes con discapacidad intelectual se enfrentan a una peregrinación hasta Santiago de Compostela.

No estarán solos. El grupo irá siempre acompañado y dirigido por seis profesionales del centro educativo. Además, las familias, amigos y todos los interesados podrán seguir sus progresos, darles ánimo y ver cómo se enfrentan y superan las dificultades a través del blog Volvemos caminando juntos

>> Sigue el día a día de la ruta hasta Santiago de Compostela http://blogs.lavozdigital.es/caminandojuntos/

La asociación A.FA.NAS CADIZ presta sus servicios a personas con discapacidad intelectual y sus familias, abarcando Cádiz capital, San Fernando, Chiclana, Puerto Real, Conil, Vejer y Barbate. En la actualidad acuden 400 personas con discapacidad intelectual que son atendidas según su edad y necesidades de apoyo.

lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.