Skip to content

La moda de los programas protagonizados por niños

2014 septiembre 16

La Voz Kids

 

Los niños toman la tele. Las cadenas ganan dinero.  La espontaneidad de los más pequeños sigue  acaparando los prime time de las cadenas. ‘La Voz Kids’, ‘MasterChef Junior’, ‘Pequeños Gigantes‘ y ‘Tu cara me suena Mini’ han conseguido hacerse un hueco en la pequeña pantalla.  Aunque si remontamos a otros tiempos, los niños siempre han estado presente en diferentes programas de nuestra televisión, como ‘La Banda’ de Canal Sur’, el ‘Club Megatrix’ o el ‘PequePrix’ (versión infantil del Gran Prix); sin embargo, ahora es la moda.  Tanto ‘La Voz Kids’ como ‘Tu cara me suena Mini’ han puesto  en auge  un género que parecía olvidado en nuestro país desde que Bertín Osborne condujera ‘Menudas estrellas’. La inocencia y sinceridad de los menores han sido platos fuertes de audiencias.  El talento de los pequeños es indiscutible pero la realidad es cuestionable. La participación de un menor en un concurso televisivo supone estar bajo la presión del formato que exige obtener altas cifras de audiencia  por encima de todas las cosas. Los tiempos han cambiado, pero los niños siguen siendo niños.

Las cadenas buscan sus niños prodigios para hacer caja.  El éxito de ‘La Voz Kids’ ha propiciado que las productoras apuesten por estos formatos. Los niños se han convertido en los grandes protagonistas de las televisiones. Niños con tan sólo tres años están expuestos a la crítica y al hazme reír del  público. Pero, ¿es ético que las cadenas utilicen a niños en una competición de prime time?, y más, aún, ¿y los padres, al introducir a sus hijos en este mundo televisivo? Estos programas actuales no sólo repercuten en los niños de manera pasajera, sino que estos pequeños se encuentran en medio de una cadena de negocio que va desde participar en el concurso hasta convertirse en un fenómeno social. Las redes sociales toman cada vez más protagonismo en estos formatos, propiciando que los menores tengas sus propios perfiles de twitter o facebook  para intercambiar opiniones con sus seguidores.

En este juego de audiencias protagonizado por niños (cantando, cocinando, bailando o imitando) por suerte o  por desgracia sólo hay pocos triunfadores, a pesar de que muchos padres se gasten su nómina en conseguir que su pequeño sea el ganador. Demasiadas horas de preparación y ensayo antes de subir al plató. Éstos se enfrentan a un jurado (creíble o no) que se encargan de elegir a unos niños y a decirles a otros que no pasan. Es en este momento cuando el concurso alcanza su máximo dato de audiencia. Millones de espectadores (incluidos compañeros del cole) esperan atentos la decisión del jurado y la reacción del pequeño.  El objetivo es claro: hacer espectáculo con niños en televisión, pero olvidándose  de lo que son: niños.