Skip to content

'Abre los ojos…y mira' seduce a la audiencia

2014 enero 21

Emma Garcia- abre los ojos y mira- telecinco

 

 

Cuando Telecinco presentó  el programa ‘Abre los ojos… y mira la definición de este era bastante difusa y, a la vez, muy clara: salvar la audiencia del sábado  frente al peliculón de Antena 3.  Lo que comenzó como una idea que pretendía ser un magazine innovador, con un reality incluido para adelgazar, se ha ido transformado en un variable show que, cada edición, parece diferente. El motivo: el espacio en principio no lograba seducir a las audiencias.En definitiva, el objetivo era tener un programa de plató que sustituyese a ‘El Gran Debate’ de Jordi González, ya que este fue cancelado bajo el argumento de que el interés por la política en televisión estaba mermando, y por eso el nuevo espacio de los sábados sería de entretenimiento. Así, colocaron a Emma García en un nuevo plató y la productora La Fábrica de la Tele se puso a improvisar contenidos de todo tipo.

El programa lo intentó con el reality de sobrepeso, la actualidad y debate político, el marujeo de siempre y la crónica de sucesos, pero siempre moviéndose en los parámetros de un ‘todo vale’ por la audiencia característicos de la productora. Pero mi sorpresa llego el sábado pasado cuando sentada en el sofá y haciendo un poco de ‘zapping’ me tope con unas imágenes un tanto desagradables.  Un reportero del programa se metía en directo en mitad de una orgía que se estaba celebrando en un local de Barcelona.

La cámara enfocaba entonces a una pareja manteniendo relaciones en un jacuzzi mientras otras dos parejas más hacían lo propio en una cama redonda. El reportero comentaba lo que se podía ver en el directo y, de paso, anunciaba que preguntaría a los propios protagonistas. Intentando tirar de sentido del humor, Emma García le decía: “¿Cómo les vas a interrumpir? En todo caso, métete con ellos”. Algo que provocaba la risa nerviosa del reportero, que aseguraba estar haciendo el directo “más complicado de hacer de forma natural” de todos los que había realizado en su carrera profesional.  El reloj marcaba las dos menos cuarto de la mañana aproximadamente. Evidentemente a esa hora se supone que ningún menor estaría viendo Telecinco.

De esta forma el espacio de Emma García sigue buscando su sitio en la parrilla del sábado que aun no ha cuajado en la audiencia. Y es que la idea de tener dos programas tan parecidos en dos noches consecutivas parecer no gustar a los telespectadores.

Pero el universo ‘Sálvame’, aunque no lo parezca es limitado, y prueba de ello es que no pudo levantar las tardes de los fines de semana con ‘Las bodas de Sálvame’. Así que cuidado porque el día que falle, caerá todo el cortijo de Jorge Javier.